Alumnos del curso de Arqueología de la UPO realizarán las prácticas en un solar de la Edad del Cobre

El principal objetivo es que puedan conocer todos los aspectos a los que se tiene que enfrentar un arqueólogo.

Las prácticas se realizarán en un solar próximo a la Puerta de Córdoba.

Redacción. La sede de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona pondrá en marcha del 5 al 30 de agosto una nueva edición del curso Arqueología de campo, que se enmarca dentro de la XVII edición de los cursos de verano y que está dirigido por Ricardo Lineros Romero, jefe de Servicio de la Delegación de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Carmona y director del Museo de la Ciudad y Juan Manuel Román, arqueólogo de dicho Museo.

El principal objetivo del mismo es que el alumnado pueda conocer in situ todos los aspectos a los que se tiene que enfrentar un arqueólogo cuando realiza una excavación dentro de un contexto urbano. En esta edición, las prácticas se realizarán en un solar próximo a la Puerta de Córdoba, donde se han localizado las evidencias de ocupación más antiguas de la ciudad, que datan de la Edad del Cobre, según explica Juan Manuel Román.

Dicho solar, donde actualmente se están realizando excavaciones arqueológicas previas a la construcción de una nueva vivienda, está situado justamente sobre el escarpe que limita la ciudad de Carmona por el norte y desde donde se distinguen yacimientos como la necrópolis tartésica de la cruz del negro o las cuevas de la batida.




“En este sector de Carmona se han realizado ya varias excavaciones arqueológicas previamente y aunque los hallazgos de mayor interés corresponden a los de la etapa calcolítica, sabemos que también se encontró ocupado en época romana y medieval. El cardo máximo, la calle principal de la ciudad en época romana, discurría justo en esta área y de esta misma época se ha identificado ya una cisterna subterránea en el solar donde se están realizando las excavaciones”, asegura Román. Además, en uno de los sondeos abiertos se ha localizado un silo de época tartésica para el almacenamiento de cereal, lo que supone otro interés añadido a las prácticas del curso.

La prolongada ocupación humana registrada en el lugar donde se sitúa la ciudad, cuyos orígenes se remontan a 5000 años de historia, ha generado un yacimiento arqueológico muy complejo y de gran interés. “Lo habitual es que durante las excavaciones se documenten niveles que pueden datar desde la prehistoria hasta la actualidad. Pese a que el método estratigráfico usado por los arqueólogos se aplica de la misma manera independientemente de la época de los restos sobre los que se esté trabajando, el excavar niveles prehistóricos precisa de protocolos o precauciones específicas que serán de gran interés para el desarrollo del curso”, sostiene Juan Manuel Román.

El curso Arqueología de campo se organiza a través de sesiones prácticas de excavaciones arqueológicas en dicho solar, apoyadas por sesiones teóricas en los que se tratarán temas metodológicos y de aspectos relacionados con la gestión de las excavaciones, como la legislación o la documentación administrativa necesaria. En las sesiones prácticas también se tocarán materias como la interpretación de la estratigrafía arqueológica, el tratamiento de los materiales encontrados durante los trabajos o la elaboración de la documentación planimétrica, topográfica y fotográfica. Además, algunas de las jornadas se dedicarán a la visita de los principales hitos patrimoniales de Carmona.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.