Claves para las profesiones del futuro: digitalización, innovación e internalización

Las nuevas tecnologías, la demografía, la transformación energética, la economía circular y la globalización ofrecen nuevas oportunidades para el empleo.

Mesa redonda sobre los nuevos perfiles profesionales. / Foto: UPTA Andalucía

Carmen Prieto. Los pensadores contemporáneos coinciden en que “pintar un presente para dentro de diez años es inútil porque probablemente lo que ocurra dentro de diez años romperá todos los moldes de lo que se nos pueda ocurrir ahora“. Partiendo de esta base que propone el economista y escritor, experto internacional en Desarrollo Local de Naciones Unidas y profesor de la Universidad, Emilio Carrillo, que además recuerda que los estudios prognosis realizados en la última década han fracasado en la mayoría de sus previsiones, los expertos convergen en que la digitalización y las nuevas tecnologías han transformado, cual “cuarta revolución industrial o revolución tecnológica”, el mercado laboral, de forma que ya no sólo son necesarios perfiles profesionales puramente tecnológicos, sino que requieren que todos los profesionales dominen estas tecnologías.

Sin embargo, los datos son demoledores. El Índice de Maduración Digital de las Empresas en España es de 3,7 sobre 10. Esto significa que el el 76% de las empresas en España están en un estadio básico o inicial de transformación digital. Sólo un 12,6% de empresas trabajan con una hoja de ruta digital de manera integrada. Un 2,8% está desplegando un plan de transformación digital y un “ínfimo” 1,2% ha desarrollado plenamente su transformación digital, lamentaba esta semana el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos en una jornada sobre Autónomos y nuevos perfiles profesionalesorganizada por Prodetur en colaboración UPTA Andalucía (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), cuya secretaria general, Inés Mazuela, inauguró. Por lo que Rodríguez Villalobos animaba a “no perder este tren, no quedarse atrás”.

En el mismo encuentro, el secretario de general de Emprendimiendo, Economía Social e Internalización de la Junta de Andalucía, José Roales daba la primera pista para conocer estas profesiones del futuro: hay que atender la demanda de los usuarios. “En una sociedad cada vez más digitalizada, hay que responder a la demanda de unos productos adaptados a las nuevas realidades”, afirmaba al tiempo que se comprometía: “Las administraciones deben dar apoyo continuo, generar un entorno seguro para los emprendedores“. Pero también anima a los profesionales a “pensar en clave global, en un mundo más amplio: su mercado no es sólo el más cercano, sino que tiene que manejar el concepto de internalización”, una tarea en la que las nuevas tecnologías pueden ser sus mejores aliadas.

Inés Mazuela, secretaria general de UPTA Andalucía, inaugura la jornada. / Foto: UPTA Andalucía

Y en esto coincide con los expertos que participaron en una mesa redonda posterior, tras pintar un panorama desolador, en el que múltiples empleos van a desaparecer porque las máquinas sustituirán a los hombres, como los que explican las 4D, que recogen los trabajos dirty (sucios), down (rutinarios), dangerous (peligrosos) o de alta precisión, a la que se añade una quinta D, domestics (domésticos), según el presidente de la Alianza Inercia, Adolfo Borrero, quien además alertó: “La digitalización es un fenómeno que lleva mucho tiempo con nosotros”. En su opinión, incluso profesiones nacidas con la llegada de las nuevas tecnologías, como el community manager, “van a desaparecer”. Y en la misma línea que apuntaba Emilio Carrillo, Borrero insiste: “Las nuevas profesiones serán profesiones totalmente nuevas, que aún no conocemos”, pero ante lo que propone una solución: “Tenemos que ser autodidactas, de forma continuada, para poder aplicar todo lo que aportan las nuevas tecnologías”.

Gaspar Llanes, secretario general de Economía de la Junta de Andalucía, insiste: “Todos tenemos que aprender a manejar las tecnologías, tanto las personas individuales como las empresas, porque nos permiten acceder y relacionarnos con los clientes de otras maneras”, pero además “tenemos que aportar valor, ser creativos, innovar“. Por esto, más allá de los perfiles profesionales que puedan surgir vinculados directamente a las nuevas tecnologías, Llanes está convencido de que hay “un mundo de oportunidades” y abre otros campos para las profesiones del futuro: la demografía (“vamos a ser menos, pero más viejos y con mayor esperanza de vida, así que debemos innovar en salud y dependencia”); la formación (“empresas especializadas en trasmitir la revolución tecnológica a las personas”); la transición energética y la economía circular (“energías renovables, construcción sostenible”) y la transformación del mundo (“la globalización no se frena”).

Jornada sobre los nuevos perfiles profesionales organizadas por Prodetur y UPTA Andalucía. / Foto: UPTA Andalucía

Así, la catedrática de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla María José Escalona apunta a la necesidad de abundar en el “conocimiento, innovación y colaboración“, porque “no todo el mundo tiene la capacidad de hacerlo todo, pero la colaboración puede permitir, por ejemplo la internalización a autónomos o pequeñas empresas”.




De hecho Vanessa Bernad, consejera delegada de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda), que destaca que las nuevas tecnologías están facilitando esta internalización, especialmente en los servicios, insiste, como orientación para no perder esta oportunidad, en la “innovación en lo concreto, la formación continua (especialmente en el conocimiento de idiomas) y en la transformación digital, que facilita las cosas en tanto que ofrece un escaparate mundial”.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.