Cuando una cafetería se convierte en una acogedora aula de inglés

Los profesores nativos de Englishcafe Sevilla trasladan a sus alumnos a cafés con encanto para desarrollar sus clases, basadas en la práctica oral del idioma.

Los alumnos se reúnen en una cafetería para dar la clase de inglés, esencialmente práctica.

Victoria G. Mora. Las cafeterías del centro, Los Remedios, Nervión Sevilla Este, Bermejales y hasta el Aljarafe se han convertido en improvisadas aulas de inglés, en las que el idioma se aprende café en mano y a través de distendidas charlas.

Así es la iniciativa que propone Juan Carlos Sainz de Baranda, director de Englishcafe Sevilla, una empresa dedicada al aprendizaje de la lengua inglesa, en la que los alumnos se reúnen con profesores nativos en cafeterías con encanto sevillanas. Después de cinco años, más de 2.000 estudiantes han probado la experiencia.

Los grupos se forman en función del nivel y las clases, de dos horas y máximo seis personas, se sustentan en la práctica oral. Ante la habitual vergüenza que muchos alumnos sienten a la hora de mantener una conversación en inglés -a pesar de haberlo estudiado durante años-, los profesores de Englishcafe prefieren “crear situaciones cotidianas en las se enfrenten a la necesidad de hablar inglés”.




Hablamos con Juan Carlos Sainz, el director del proyecto en Sevilla.

Todos los profesores de la escuela son nativos. 

-¿Cómo surge la idea de dar las clases en cafeterías?
-Todos tenemos la sensación de haber estudiado demasiado inglés y practicado poco. En una ciudad tan abierta y sociable como Sevilla, salir de las aburridas aulas para aprender inglés mientras tomas algo, resultaba la fórmula perfecta para avanzar con el idioma.




-¿Qué aporta al estudiante esta dinámica?
-El alumno tiene la sensación de aprovechar mucho más el tiempo desde el primer momento. Las clases tienen siempre una duración de 2 horas y el máximo de alumnos por grupo son 6 personas. Esto asegura la participación de cada alumno en clase, así como una atención mucho más personalizada que en las tradicionales academias.

-¿En qué zonas de la ciudad soléis reuniros?
-Buscamos cafés con encanto, donde podamos asegurar una buena experiencia y un desarrollo de las clases en un ambiente informal y relajado. Afortunadamente en Sevilla hay muchos locales así y además de en la zona centro, los alumnos pueden elegir venir a clases en otros barrios de la ciudad como Nervión, Los Remedios, Bermejales, Sevilla Este, La Cartuja e incluso en el Aljarafe.

Las clases introducen la gramática y el vocabulario a través de la práctica oral.

-¿Motiva esta forma de enseñanza a los alumnos más que estar en una clase?
-Nuestro concepto de clases, basadas en la conversación, atrae a alumnos de todo tipo y este mismo hecho, hace a su vez que las clases sean aún más interesantes. Si a ello le unimos un equipo de profesores con un perfil muy dinámico, el entretenimiento y el aprendizaje están asegurados. Sin duda, el papel de los profesores es fundamental y podemos presumir de ellos.

-¿Dais clases para todos los niveles? ¿Y para todas las edades?
-No hacemos distinción por edades, aunque sí es cierto que todos los alumnos de Englishcafe son adultos, siendo la mayoría de ellos mayores de 30 años. Aunque, como decía antes, el perfil de alumnos es de los más variado. Lo realmente importante es organizar los grupos según el nivel de inglés, así conseguimos que el programa didáctico se adapte a la perfección al alumno. Hay grupos tanto de nivel avanzado como de iniciación al inglés, e incluso en este último caso fomentamos que el alumno se inicie en sus primeras conversaciones. Así el aprendizaje es mucho más rápido.

El ambiente distendido pone al alumno en una situación cotidiana ante la que aprende a desenvolverse en otro idioma. 

-¿Cuáles son las claves en la enseñanza de un idioma?
-Aprender un idioma es un proceso natural al que todo el mundo se enfrenta desde sus primeros meses de vida. Y ninguno aprendimos nuestro idioma materno estudiando, sino escuchando y repitiendo las palabras. Y eso es justamente lo que proponemos, crear situaciones cotidianas en las que el alumno se enfrente a la necesidad de hablar inglés y para ello es necesario practicar, practicar y practicar. ¡No hay secretos!

-Vuestras clases son esencialmente orales, ¿se le da en los colegios la suficiente importancia a la práctica oral?
-Cada vez más. El fracaso del sistema de enseñanza en cuanto al inglés era evidente. Acabamos después de años de escolarización con muy buena base de gramática, pero sin ser capaces de mantener una conversación básica. Muchos de nuestros alumnos vienen con falta de seguridad a la hora de hablar inglés e incluso reconociendo sentir vergüenza al tener que hacerlo.

En los cinco años que la empresa lleva funcionando, han pasado por sus clases más de 2.000 alumnos. 

-¿Cómo introducís la teoría en vuestras clases?
-El profesor introduce siempre un tema diferente en cada clase: negocios, viajes, salud, costumbres,… A raíz de eso, repasamos algún tema de gramática y ampliamos vocabulario introduciendo poco a poco nuevas palabras. Evidentemente es necesario saber construir una frase para saber decirla, pero trabajamos a continuación con actividades que están pensadas para fomentar la conversación entre el grupo y así el alumno practique sobre lo aprendido.

-Por lo general, ¿están preocupados los sevillanos por su inglés? ¿Hay buen nivel?
-Desde que empezamos, hace 5 años, más de 2.000 sevillanos han probado nuestro método. Hoy en día saber inglés es fundamental para desarrollarse tanto a nivel profesional como para desenvolverse con mayor autonomía si te gusta viajar. Cada alumno viene motivado por diversas razones y, aunque al principio muchos creen que tienen un nivel bajísimo, por lo general suelen tener una buena base de gramática. Lo importante es conseguir que, sea cual sea el nivel del alumno, pueda hablar y mantener una conversación con los conocimientos que tiene. Al fin y al cabo, ¿para qué sirve saber un idioma si no es para hablarlo?



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.