El baloncesto, la vía de escape para las monjas de un convento de Sevilla en su doble confinamiento

Al ser una congregación de clausura total pueden reunirse en el patio para realizar esta actividad, o incluso coser las mascarillas juntas en una sala, ya que no tienen contacto alguno con el exterior del convento.

0
520

Redacción. Las monjas de clausura del convento de San Leandro de Sevilla han encontrado en el baloncesto una forma de llevar lo mejor posible el doble confinamiento en el que viven, y han cambiando su rutina diaria de elaboración de dulces caseros  por la de mascarillas para ayudar en la lucha contra el coronavirus.

Así se refleja en un vídeo que publica hoy eldiario.es/andalucia, en el que se ve a las monjas, sobre todo procedentes de Kenia y Tanzania, jugando al baloncesto en una improvisada cancha en el patio del convento, donde emplean sus pocos ratos libres entregadas al deporte de la canasta.

Como se explica desde el convento, al ser una congregación de clausura total pueden reunirse en el patio para realizar esta actividad, o incluso coser las mascarillas juntas en una sala, ya que no tienen contacto alguno con el exterior del convento.

Mascarillas. Al frente del convento se encuentra sor Natividad, que, cuando comenzó el confinamiento el pasado 13 de marzo, pensó en que podían ayudar a la lucha contra el COVID-19 dejando de elaborar durante unas semanas sus conocidas yemas, y ahora cosen coordinadas unas 500 mascarillas diarias.

Una vez que terminan su labor de costura, las mascarillas se colocan en bolsas asépticas, y se llevan a asilos, comedores sociales o fuerzas de seguridad, de modo que las usen todas las personas que las necesiten en estos días.

Las canastas se encuentran en el patio del colegio desde 2014. Las entregaron en persona Fernando Romay, Jorge Garbajosa e Isa Sánchez, así como balones que entregó el Ayuntamiento de Sevilla y la Federación Española de Baloncesto (FEB). Antes, jugaban con un balón pinchado y un aro roto. 

“En el recreo, sobre todo las hermanas más jóvenes, juegan al baloncesto”, ha explicado la madre superiora, que ha indicado que llevan una vida “muy sedentaria” en el convento porque su trabajo normalmente lo realizan sentadas, algo que le lleva a concluir que “un poco de ejercicio es muy positivo”, explica sor Natividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here