El Cristo de la Conversión, vertical sobre unas andas, aguarda el Vía Crucis del Consejo

0
266
El Cristo de la Conversión, de Montserrat, en las andas para el Vía Crucis de las Cofradías. / Foto: Hdad. Montserrat
El Cristo de la Conversión, de Montserrat, en las andas para el Vía Crucis de las Cofradías. / Foto: Hdad. Montserrat

C.P.G. Llegado el primer lunes de Cuaresma, los cofrades sevillanos tienen una cita para rezar juntos el vía crucis, que organiza el Consejo de Hermandades. En esta ocasión, acompañando al Cristo de la Conversión, titular de la hermandad de Montserrat, que desde el sábado está sobre las andas en las que, portado por costaleros y hermanos, llegará a la Catedral.

Enmarcado en la celebración del IV centenario de su hechura, nacido de las manos magistrales de Juan de Mesa, esta portentosa imagen será el segundo crucificado que realizará el vía crucis con el madero completamente vertical y no horizontal, como suele ser habitual para en este culto. El único precedente fue el Cristo del Descendimiento, titular de la Quinta Angustia, que salió en una cruz tal y como procesiona el Jueves Santo, asido a ella por un sudario, en 1996.

La Hermandad del Museo, en 2014, se planteó trasladar también de este modo al Cristo de la Expiración, aunque finalmente se optó por llevarlo tendido aunque con una mayor inclinación. Será una estampa inusual -tras una decisión arriesgada- en este tipo de traslados, como también lo es el hecho de que, junto a los hermanos que portan este tipo de parihuela, vayan costaleros.

Puertas de acceso a la catedral.

Para este viacrucis, la hermandad del Viernes Santo ha encargado unas andas especiales dada la envergadura del Cristo (1,92 metros de altura) y la posición que ha adoptado sobre el canasto, en el que destaca la crestería dorada, que pertenece al paso de la Pura y Limpia del Postigo; los faroles son los que iluminan cada tarde del Viernes Santo al Cristo del Cachorro. Junto al llamador, el del paso de la Virgen, figura una gubia, en homenaje al aniversario del Señor y a su creador. El crucificado luce un antiguo juego de potencias de plata, del mismo estilo y época que las cantoneras de la cruz y la leyenda del INRI.

El cortejo, que saldrá a las 17.30 horas, transcurrirá, camino de la Catedral, por las calles San Pablo, Rioja, Tetuán, Jovellanos, Sagasta, El Salvador, Álvarez Quintero, Chapineros, Francos, Placentines, Argote de Molina, Álvarez Quintero, Alemanes, Placentines, Virgen de los Reyes y Puerta de Palos, en un recorrido inédito en muchos puntos para esta cofradía. La llegada al templo metropolitano está prevista a las 19.40 horas. En su recorrido, el Cristo de la Conversión irá acompañado por los cánticos de los niños de la Escolanía Salesiana María Auxiliadora y su Capilla Musical.

En el interior de la Catedral, 14 cruces de guías de distintas hermandades marcarán cada una de la estaciones, que también rezarán otras 14 corporaciones. Al término, el arzobispo, Juan José Asenjo, dirigirá un mensaje a todos los fieles presentes.

El Cristo de la Conversión, de Montserrat, en las andas para el Vía Crucis de las Cofradías. / Foto: Hdad. Montserrat

El retorno a la capilla de Montserrat, una vez finalizado el piadoso culto, en torno a las 21.15 horas, transcurrirá por Virgen de los Reyes, Fray Ceferino, Almirantazgo, Postigo del Aceite, Arfe, Castelar, Molviedro, Zaragoza, San Pablo y Cristo del Calvario, donde llegará a las 23.35 horas.

Desde el sábado, en la capilla, que ha estado abierta para la visita de los fieles, frente al crucificado, en el altar mayor está representada la Sagrada Conversación con las imágenes de la Virgen de Montserrat, San Juan y la Magdalena. Este lunes se podrá visitar entre las 10 y las 13 horas. A las 12:30 horas, el sacerdote Josep Enriq Parellada Bentz-Mohamed, hermano de la corporación, celebrará la misa ante los titulares.

La imagen será la número 42 en presidir este acto organizado por todas las hermandades de penitencia desde 1976. Desde 2010, un titular del Viernes Santo no era la protagonista de este culto. De hecho, el año pasado fue el primero en el que una hermandad de las vísperas, el Cautivo de Torreblanca, presidía este acto. En 2010, fue designada la imagen del Cristo de la Salud de la hermandad de la Carretería. Solo queda la hermandad de San Buenaventura, que tiene al Cristo de la Salvación como titular aunque no procesiona en Semana Santa, para completar esta jornada.

La exposición 400 años de Conversión en Sevilla: Juan de Mesa y el Crucificado de Montserrat, celebrada en la sede del Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla, ha servido como preámbulo de este acto. Pero la intención de la hermandad es que la celebración de este centenario sea fundamentalmente devocional. Es decir, que, “sin obviar los importantes aspectos históricos y artísticos de la talla en sí, tengamos como eje del mismo la advocación de la Conversión, esencial como cristianos para encontrar a Dios en Jesús y en el prójimo en nuestra vida diaria”, explica la hermandad en su web.

Papeleta de sitio conmemorativa del Vía Crucis del Consejo, obra de Rocío Sáez. / Foto: Hdad. Montserrat

El Centenario lleva como título genérico Año de la Conversión, tendrá como pórtico este Vía Crucis de las Cofradías, guiado bajo el lema Venga a nosotros tu Reino, y se extenderá hasta el Viernes Santo de 2020, día 10 de abril.

Para esta ocasión, la hermandad encomendó la realización de una papeleta de sitio conmemorativa a Rocío Sáez Millán.

 El Cristo de la Conversión pasará por el Salvador en el Vía Crucis del Consejo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here