Universidad de Sevilla

El Espacio Santa Clara acoge en su Refectorio la nueva Fonoteca de Sevilla

Este centro de arte dedicado a las prácticas sonoras es un archivo en permanente construcción dedicado a la ciudad.

Antonio Muñoz ha inaugurado la Fonoteca de Sevilla en el Espacio Santa Clara.

Redacción. El Espacio Santa Clara acoge la Fonoteca de Sevilla, un proyecto impulsado por el artista Rubén Barroso y que surge en el seno del Banco de Proyectos diseñado por el ICAS-Ayuntamiento de Sevilla. Nace como un espacio permanente, un centro de arte dedicado a las prácticas sonoras, la indagación hacia otras ideas de ciudad a partir del pensamiento sobre el sonido y la escucha atenta de Sevilla, la didáctica de la escucha y el archivo y preservación del patrimonio sonoro hispalense. Un archivo en permanente construcción dedicado a la ciudad que podría viajar a otros espacios culturales, aunque en sus primeros meses permanecerá en Santa Clara.

El acto de inauguración de la Fonoteca, que ha tenido lugar este 10 de junio, ha contado con la presencia del delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz.

La Fonoteca se sitúa en el espacio del Refectorio del antiguo convento, ocupando zonas anexas para actividades puntuales. En el espacio principal se encuentra una zona dedicada a la escucha a través de varias instalaciones sonoras que proporcionan información sobre el mismo y sus diferentes actividades, puntos de escucha, puntos de fonografía activa, instalaciones sonoras de proyectos temporales de encargo a artistas sonoros acerca de la ciudad (fonoteca experimental), Museo del Silencio…

Como espacio abierto y vivo, atento a la escucha de la ciudad, la Fonoteca lanza una programación de actividades (instalaciones sonoras, talleres de la escucha para niños/familias/público general, conciertos, audiciones, conferencias e intervenciones, seminarios…) que tendrán lugar en diferentes espacios del lugar (Claustro, Torre de Don Fadrique, Sala de las Pinturas…). Igualmente el proyecto tendrá proyección fuera del espacio, en la ciudad a través de los Itinerarios del Sonido.

El proyecto toma a la ciudad como una entidad sonora a partir de la cual poder abrir espacios de indagación sobre otras ideas de Sevilla desde el sonido y la escucha atenta, creando una zona de intersección entre cultura del comportamiento, relacionalidad, sociología y semiótica y didáctica de la escucha, a través de unas prácticas basadas en el arte sonoro, el sound-scape, el registro fonográfico, la acción directa y el pensamiento sobre la ciudad contemporánea. En el plano extendido, el proyecto se dirige hacia múltiples sectores de la ciudad: de la arquitectura al urbanismo, medio ambiente, sociología del comportamiento, sanidad, antropología, culturas avanzadas…y hacia el estudio de la semiótica, del habla, del comportamiento de sus habitantes. Un proyecto de ciudad que implica a toda Sevilla y cuya intención es convertir la investigación sobre el espacio sonoro sevillano en una referencia internacional en los campos de la escucha y el arte sonoro.

La Fonoteca se desliza hacia varias líneas de trabajo. Así, el proyecto atenderá muy especialmente a la Didáctica de la Escucha, realizando actividades (talleres, derivas) especialmente dirigidas a la infancia y los centros escolares y a colectivos ciudadanos, fomentando una práctica de la escucha y creando esas otras ideas de ciudad como proyecto abierto y participativo de investigación dirigido a la colectividad.

El Espacio Santa Clara acoge la Fonoteca de Sevilla.

Por otro lado, uno de los objetivos del proyecto es la preservación del Patrimonio Sonoro de la Ciudad de Sevilla. Las cambiantes formas del lenguaje hacen que gran parte del patrimonio sonoro de la ciudad (el patrimonio oral, el habla, el lenguaje y las formas de escuchar y escucharse) que existía en décadas anteriores se diluya y se pierda. La Fonoteca establecerá un programa específico dirigido a la preservación de ese patrimonio a través de grabaciones y estudios sobre el mismo.

El proceso de creación de la Fonoteca se dirige hacia la creación de un espacio estable de investigación y didáctica del sonido y la ciudad que a la vez sirva como espacio de registro y conservación fonográfica de la ciudad de Sevilla. Este archivo estará disponible tanto a nivel físico en la propia Fonoteca como a través del espacio web fonotecadesevilla.com.

Esto supone la creación de un laboratorio de investigación, talleres, jornadas, derivas, conciertos, instalaciones sonoras, interacción con artistas e investigadores sonoros y con numerosas entidades vecinales y ciudadanas y con profesionales de distintos campos de la vida cultural y científica de la ciudad… encaminadas hacia la creación de un espacio estable de investigación y didáctica del sonido que servirá como espacio de registro y conservación fonográfica de la ciudad de Sevilla. ), desde el que se lleven a cabo proyectos de investigación, así como una zona expositiva en la que se muestren procesos y proyectos de documentación sonora y gráfica acerca de las distintas acciones que se realicen así como otros proyectos similares que tienen lugar a nivel nacional e internacional.

Se trabajará igualmente en la edición de estudios sobre el sonido, el lenguaje y el habla de la ciudad a través de una colección de ensayos que se editarán periódicamente.

Como ya se estableció en la primera fase del proyecto, los Itinerarios de la Escucha se establecerían como acciones múltiples a realizar en el tiempo en el espacio urbano de la ciudad. El objetivo de estos itinerarios es el de organizar mapas transversales de comunicación con el ciudadano y sus estructuras sociales. Los itinerarios alcanzarían desde la calle a centros cívicos, organismos, entidades y asociaciones sociales, culturales, ciudadanos, vecinales…en los que se interactuaría con el sonido de la propia ciudad desde una didáctica del sonido y una concienciación del espacio sonoro sevillano como uno de los patrimonios a preservar y una de las bases de la educación ciudadana.

Silencio, festival de la escucha es otra de las iniciativas comenzadas en 2018 como formas de visualización del proyecto y que la Fonoteca albergaría como una consecuencia pública de la misma. Un festival que no se ajusta a la lógica de festivales al no tener fechas determinadas sino suceder en el tiempo y en las propuestas. Su estructura no se ajusta a la lógica habitual de un evento. Silencio sucede en varias fases a través de acciones (conciertos de ciudad, instalaciones sonoras e in-sonoras, paseos, establecimiento de puntos de escucha por toda la ciudad y de grabación de escuchas ciudadanas, talleres sobre didácticas de la escucha, conferencias silentes, conciertos…)…bajo el lema “Haga música con su ciudad / la ciudad que se escucha a sí misma”.

A ello se suma el Museo del Silencio, un proyecto de instalación museística, un archivo físico en el que guardar sonidos provocados por la ausencia de sonido, un documento de silencios de la ciudad de Sevilla, a modo de cámara anecoica transformada, en el que poder adentrarse en multitud de silencios generados tanto por los ciudadanos como por las estructuras de la ciudad (personas, espacios urbanos, arquitectura, urbanismo…)

Por último, la Fonoteca prestará atención a las prácticas exclusivas encuadradas en las disciplinas del arte sonoro y la experimentación sónica y musical a través tanto de proyectos específicos de encargo a artistas sonoros como de rescate de actitudes, obra y piezas de artistas que de uno u otro modo estén vinculados con la creación sonora de la ciudad. Este espacio se inaugura con las instalaciones sonoras de los artistas sonoros Andy G. Vidal y Azahara Cerezo.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.