El olivar de Estepa, ejemplo de producción cien por cien ecológica

Registrar la huella de carbono de los olivares, pone sobre el papel una guía para encaminar las producciones hacia una meta respetuosa y comprometida con el medio ambiente.

0
217
clinica santa isabel

Fermín Cabanillas. Un estudio que han iniciado la Denominación de Origen Protegida Estepa y el Centro Avanzado de Estudios del Olivar y Aceite de Oliva de la Universidad de Jaén trabajará para medir la huella de carbono que genera la actividad del olivar tradicional, con el fin de reducirla, tomando como ejemplo la actividad de producción integrada y ecológica en la provincia de Sevilla.

Se trata, según ha informado la DOP sevillana en un comunicad, de un trabajo que se realiza en esta comarca sevillana, “porque en el 100 % del territorio amparado se llevan a cabo técnicas y métodos de producción integrada y ecológica”.

De esta forma, “se pretende demostrar que estas prácticas son sostenibles, a la vez que, y gracias a la economización de recursos, no superan los costes de otras explotaciones.

Uno de los ejes centrales es el aprovechamiento de los recursos, con lo que, en lugar de realizar la quema restos y de poda, la DOP Estepa los integra en el abono, aumentando y fortaleciendo los nutrientes presentes en la tierra, “u aspecto fundamental de cara a asegurar la fertilidad del suelo y mitigar la desertización que sufre el sur del territorio español”.

Plantación tradicional e intensiva

El objetivo, por tanto, de cuantificar la huella de carbono de olivares enmarcados en una plantación tradicional e intensiva, con y sin cubiertas, es “avalar, ejemplificar y generalizar la práctica sostenible por sus múltiples beneficios”, por lo que el proyecto también incluye un seguimiento de los niveles de carbono orgánico y la evaluación de la fertilidad del suelo a través de indicadores biológicos.

Para realizar estimaciones en condiciones de campo, el estudio se basará en las experiencias de descomposición de los restos, analizando la cantidad de carbono orgánico que se almacena en el suelo y la cantidad de nutrientes que se libera a corto plazo.

Se trata de “una nueva apuesta de la DOP Estepa continúa en su iniciativa de llevar la sostenibilidad medioambiental a sus explotaciones olivareras, anticipando al territorio, y al sector en general, a los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

Entre los ODS a los que España se ha comprometido, están la producción y consumo responsables y la acción por el clima, dos de los enfoques primarios que persigue la DOP Estepa en sus valores y que pretende hacer patentes a través de estos estudios.

Registrar la huella de carbono de los olivares, pone sobre el papel una guía para encaminar las producciones hacia una meta respetuosa y comprometida con el medio ambiente. La DOP Estepa, en su afán por la excelencia considera indispensable integrar tales objetivos en la producción de los aceites que certifica, pero también servir de apoyo para otras explotaciones similares a la suya.

La crisis climática y medioambiental que vivimos sólo puede remitirse a través del esfuerzo conjunto y con medidas que aseguren unas prácticas responsables y respetuosas. Asimismo, los consumidores son cada vez más conscientes de la urgencia ecológica y son más exigentes con los productos y los procesos de elaboración.

Todo ello es recogido por la DOP Estepa, que pretende convertirse un referente de agricultura sostenible y conseguir la excepcionalidad de sus aceites de oliva virgen extra, en el equilibrio de la calidad y el cuidado del medioambiente.

D.O. ESTEPA

La Denominación de Origen Protegida Estepa es la entidad más exigente a la hora de certificar un aceite de oliva virgen extra, de ahí que muchos de sus aceites amparados cuenten con importantes premios nacionales e internacionales. Sus reconocidos zumos de aceituna proceden de la Comarca de Estepa y Puente Genil, un territorio que cuenta con una historia milenaria y el saber hacer de más de 4.500 familias olivareras que siguen fieles a la tradición de dar cada año el mejor fruto para producir el más exquisito Aceite de Oliva Virgen Extra.

Entre las variedades de aceite de oliva virgen extra amparadas por la Denominación de Origen Estepa se encuentran la Hojiblanca, Arbequina, Selección y Estepa Virgen. Las cuales destacan, entre otros aspectos, por su frutado, la riqueza de aromas con la que cuentan, cuyos olores nos recuerdan a hierba recién cortada, a frutas verdes (almendra, manzana, plátano, tomate…). Además, todos los vírgenes extra de la Denominación de Origen Estepa cuentan con un equilibro de amargo y picante, características fundamentales en un buen aceite, que lo hacen riquísimo al paladar.

La Denominación de Origen Protegida Estepa ha conseguido, además, que el 100% de la producción de su territorio sea sostenible, ya que se emplean los métodos de producción ecológica e integrada, que garantizan el cuidado del medio ambiente y la seguridad alimentaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here