El Teatro Central concluye su programación con ‘Kind (Hijo)’ de Peeping Tom

0
160
El
clinica santa isabel
Con Kind (Hijo) cierra la trilogía de Peeping Tom sobre la familia y el aislamiento.

Redacción. El Teatro Central concluye su programación regular con Kind (Hijo), tercera y última entrega de la trilogía de Peeping Tom sobre el aislamiento, los sueños y las pesadillas de la familia. Kind (Hijo) se representa los días 17 y 18 de mayo en la sala A del teatro sevillano de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, que ya había recibido las dos piezas anteriores, Vader (Padre) y Moeder (Madre), en 2014 y 2016, respectivamente.

En esta ocasión el punto de vista de un niño, en un zoom sobre su interior y exterior, son la base de la coreografía. La obra está interpretada por cinco bailarines, una mezzo y tres figurantes locales. Tras esta representación el Teatro Central cerrará la temporada el 8 de junio con una experiencia artística de cinco horas seguidas a cargo de nuevos valores de la escena andaluza.

Los talentos de Gabriela Carrizo y Franck Chartier se unen en la dirección escénica y coreográfica de Kind (niño), después de que Chartier condujese  Vader (Padre) y Carrizo Moeder (madre). En esta las acciones están guiadas por la forma en que los niños perciben el mundo, por sus miedos y deseos. La pieza traduce en gestos y  lenguaje corporal cómo cambia el punto de vista de niños y niñas, engrandeciéndose y desarrollándose conforme llega a la adolescencia o a la edad adulta, con sus elecciones, presiones, miedos, dudas y cambios físicos.

Kind estudia la reacción de los niños ante la ausencia de los padres y cómo niños y niñas organizan su mundo a través de la fantasía; los cambios y transformaciones en el espacio y el tiempo, el movimiento y los recursos escénicos –característicos del trabajo de Peeping Tom- estarán de nuevo presentes en esta pieza. Si en Vader el espacio era una casa de reposo o en Moeder un museo, la atmósfera de Kind es un espacio lejano y huidizo anterior a la creación

Peeping Tom crea estéticas hiperrealistas sobre escenografías concretas. En tales espacios crean universos inestables que desafían la lógica del tiempo y el espacio. El aislamiento nos conduce hacia un mundo onírico lleno de pesadillas, de miedos y deseos en el que los creadores iluminan hábilmente la parte sombría del individuo y la comunidad. El espacio cerrado de las situaciones familiares es para Peeping Tom una importante fuente de creatividad en su búsqueda de las fuentes de la psique.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here