El Valme realiza dos donaciones de sangre de cordón umbilical

Más de 3.200 madres han donado la sangre del cordón umbilical de sus hijos, de forma voluntaria o dirigida, en este centro sevillano durante los últimos años.

0
64

Redacción. El Hospital Universitario de Valme de Sevilla participa de forma muy activa desde 2006 en el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical. Desde entonces, ha aportado más de 3.200 donaciones voluntarias o dirigidas a lo largo de este período. Al valor añadido que supone esta labor en período de pandemia, se suma la complejidad de los partos en relación con la situación clínica de las gestantes para que la donación sea viable. Contabilizando al respecto este centro dos donaciones dirigidas durante los últimos meses.

La mayoría de las donaciones que se producen a diario en los hospitales de Andalucía son donaciones voluntarias para el Banco Público de Cordón de Andalucía. Este se encuentra ubicado en el centro de Transfusiones, Tejidos y Células de Málaga. Por su parte, la donación dirigida se produce de manera excepcional. Este tipo de donación es la que va destinada específicamente a un paciente determinado.

Familiar en primer grado

Deberá ser un familiar en primer grado del recién nacido (hermano/a o padre) y que padezca una enfermedad subsidiaria de trasplante alogénico de progenitores hematopoyéticos. Además, debe estar incluida en el listado de enfermedades que recoge el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical  (PNSCU 2020-2025).

Esta opción está contemplada en el Sistema Sanitario Público. Asimismo, es diferente de la conservación de sangre de cordón umbilical para un hipotético uso futuro del propio niño que ofrecen los bancos privados. En este segundo supuesto, las Sociedades Científicas desaconsejan su conservación por su escasa o nula utilidad para el propio niño.

El problema es que muchas de estas enfermedades tienen una base genética o congénita. Y, por lo tanto, pueden estar presentes en las células del cordón, con lo que los pacientes solo se benefician de trasplantes alogénicos. Es decir, de muestras que provienen de otra persona. Por ello, no tiene mucho sentido guardar las muestras para uso propio, lo que se conoce como trasplante autólogo.

Hospital referente

La sangre del cordón umbilical es una fuente de células madre para tratar algunas enfermedades graves de la sangre (leucemias, linfomas), tanto en niños como en adultos. Precisamente, su interés terapéutico se centra en las personas que desarrollan una enfermedad grave de médula ósea o nacen con alteraciones genéticas de la misma que comprometen su vida. Para ellos, la única forma de curación pasa por un trasplante de células madre de la sangre. Estas células se encuentran en la sangre contenida en la placenta después del nacimiento del bebé y mediante su recogida se pueden utilizar para hacer un trasplante a los pacientes que lo necesiten.

Las células madre del cordón umbilical, también denominadas ‘células progenitoras o progenitores hematopoyéticos’, están especializadas en la renovación de las células sanguíneas y pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea esté enferma.  Está constatado que una vez trasplantadas son capaces de reproducirse en el enfermo como células totalmente sanas (glóbulos rojos, blancos y plaquetas), generando una médula ósea completa.

La viabilidad del uso terapéutico de la sangre de cordón umbilical está condicionada por la calidad de la sangre extraída cuyo proceso se desarrolla siguiendo unos criterios de calidad evaluados por el Banco Público de Cordón Umbilical, encargado de preservar las unidades de sangre procedentes de donaciones voluntarias y dirigidas de las madres tras el nacimiento del bebé. Al respecto, el Hospital Universitario de Valme, catalogado como centro referente de donación de cordón umbilical, supera los estándares de calidad de las muestras extraídas, lo cual garantiza una mayor tasa de éxito en el trasplante.

Proceso de extracción

El proceso de la extracción y preparación de la sangre de cordón umbilical lo llevan a cabo las matronas y ginecólogos. Se recoge tras el nacimiento del bebé, una vez que se ha seccionado el cordón. Para ello, se realiza una punción del cordón cuando la placenta está todavía en el útero, no comportando ningún riesgo ni para el bebé ni para la madre. La sangre de cordón donada se guarda, después de un complejo proceso de preparación, en un banco de sangre de cordón a efectos de su utilización para un paciente compatible que lo necesite.

Sin embargo, es un proceso complejo  y determinante. Y es que no todas las muestras recogidas son aptas en su uso terapéutico. Según la supervisora de Paritorios, Mª Ángeles Fernández, “influye el proceso de recogida, preparación de la muestra para su almacenaje y también la calidad de la muestra donada, donde se descarta la existencia de coágulos, que no se detecte leucocitosis (registro muy elevado de glóbulos blancos en sangre). Y que haya una elevada celularidad para ser trasplantada al receptor”. Al respecto, destaca el alto porcentaje de la calidad de las muestras procesadas por el Hospital Universitario de Valme.

Donaciones complicadas

En el área de Paritorios, perteneciente al servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Valme, se desarrolla la donación del cordón umbilical. En los últimos meses destaca la gestión y realización de dos donaciones dirigidas. Están derivadas desde el Banco de Sangre de Cordón Umbilical de Andalucía, integrado en el Centro Regional de Transfusiones Sanguíneas y Banco Sectorial de Tejidos en Málaga.

Los dos casos últimos de donación dirigida llevados a cabo en el hospital sevillano se corresponden con dos gestantes de áreas sanitarias diferentes: Osuna y Écija. Ambas donaciones han tenido en común la dificultad en el parto por la situación clínica de las gestantes y, por tanto, una complejidad añadida para la obtención de la sangre donada del cordón.

Matronas

Por un lado, la primera gestante estaba anticoagulada. Esto condicionaba el uso de la analgesia epidural y acrecienta exponencialmente el riesgo de sangrado. La donación iba dirigida a la hermana del bebé con una enfermedad hematológica grave. Mientras que la segunda gestante se enfrentaba a su cuarta cesárea. De modo que presentaba una mayor dificultad para la extracción de sangre del cordón que en el caso de parto natural. También, en este caso, la donación estaba dirigida a remediar la salud de un hermano.  Sin embargo, en ambas ocasiones, los partos se realizaron sin complicaciones. De hecho, la sangre extraída del cordón en el segundo caso, incluso superó los criterios de calidad establecidos por el Banco Público.

El Hospital Universitario de Valme dispone de una treintena de matronas muy sensibilizadas con el proceso de donación del cordón y de su potencial terapéutico. Anualmente se atienden en este centro hospitalario en torno a 2.500 partos. La jefa del servicio de Ginecología y Obstetricia, Rosa Ostos, destaca su satisfacción por el trabajo en equipo de matronas, ginecólogos, auxiliares,  anestesistas y enfermeras “con unos resultados que demuestran la eficiencia y excelencia de nuestros profesionales dentro de un proceso dirigido a salvar vidas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here