El Virgen del Rocío destaca la inclusión de personal de laboratorio en quirófanos para reducir transfusiones y aumenta la seguridad del paciente

0
853
clinica santa isabel
El análisis se realiza en equipos portátiles que se encuentran en la misma área quirúrgica.

Redacción. Los quirófanos de trasplantes hepáticos, cardiacos y otras cirugías sangrantes cuentan con personal de Laboratorio in situ desde hace una década en el Hospital Universitario Virgen del Rocío. Una práctica pionera en su día en España que hoy tiene resultados tan beneficiosos para los pacientes y para la gestión de los recursos sanitarios como que se minimiza el uso de hemoderivados gracias al análisis permanente de la sangre del paciente, lo que aumenta su seguridad durante la intervención.

La labor principal de estos profesionales es monitorizar los trastornos hemorrágicos e indicar si precisan una transfusión o tratamiento con fibrinógeno, por ejemplo, para controlar las grandes hemorragias. “En trasplante hepático empezamos con un 8% de pacientes que recibían transfusión cero y estamos ahora en un 50%. Esto supone una mejora en la morbi-mortalidad de los pacientes y ahorro económico”, indica José Angel Noval, coordinador de la unidad de laboratorio móvil del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

El análisis se realiza en equipos portátiles que se encuentran en la misma área quirúrgica, con lo que se agilizan al máximo los resultados, sobre todo en situaciones de urgencia. Además, evita transfusiones innecesarias de plaquetas, plasma, sangre total o fibrinógeno, por ejemplo. O en qué cantidad exactas son necesarias. Todas las decisiones se toman en base a datos analíticos reales realizadas a pie de quirófano.

El buen desarrollo de este programa se consigue gracias al equipo multidisciplinar integrado por cirujanos, anestesistas, intensivistas, hematólogos, laboratorio, perfusionistas, y enfermeros que integran el equipo. Entre todos han consensuados los protocolos y los algoritmos que establecen las necesidades de sangre a tiempo real del paciente.

La unidad de laboratorio móvil pertenece al servicio de Bioquímica Clínica que dirige Juan Miguel Guerrero, y está integrada por Bioquímicos y Analistas. Este trabajo que desarrollan en el quirófano ha merecido un premio otorgado por la Asociación Andaluza de Trasplante Hepático les ha concedido el reconocimiento por el compromiso en los equipos de trasplante y por la mejora en sus resultados.

Además, el servicio de Laboratorios logró el pasado año la certificación de nivel avanzado de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). Este proceso viene a reconocer el esfuerzo por la mejora continua de la atención que se presta al ciudadano. Un equipo evaluador de la ACSA reconoció el valor del trabajo realizado para mejorar la calidad de los procesos que se realizan en los laboratorios, tanto de urgencias como de actividad programada multidisciplinar.

En concreto, han destacado la gestión en la recepción de muestras, la cita web prioritaria en Oncología, la nueva ubicación de la sala de extracciones, la cartera de servicios de alta especialización, y la certificación de calidad otorgada por la European Federation of Inmunogenetics (EFI) al laboratorio de Histocompatibilidad (HLA).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here