Elena Viguera, naturaleza en todos los sentidos entre Espartinas y Cazalla de la Sierra

0
137
La empresaria, en la granja que gestiona en Espartinas.
clinica santa isabel
La empresaria, en la granja que gestiona en Espartinas.

M.C. Contreras. La naturaleza no es sólo la gran pasión de Elena Viguera, sino una forma de vida, que plasma a diario entre Espartinas y Cazalla de la Sierra, tanto en su apuesta por la agricultura ecológica como en la viticultura.

Filóloga, Elena podría estar dando clases en cualquier aula enseñando a los alumnos los secretos de la gramática española, pero cursó un máster de Educación Ambiental y puso en marcha la Granja Escuela Cuna de la localidad de Espartinas, donde los animales campan a sus anchas, y las verduras tienen ese olor y sabor que sólo tienen las que salen directamente de la tierra al plato.

Para que nada falte, es copropietaria de la Bodega Colonias de Galeón junto a su marido, Julián Navarro, comercializando sus caldos en Alemania, Dinamarca y Estados Unidos, además de sacar adelante un proyecto de visitas turísticas a las bodegas.

Vieron la luz con la plantación de las primeras vides en 1998, y pudo desarrollar un trabajo a medio camino entre la producción y el turismo enológico.

Las visitas a la granja escuela, como explica, son “una evolución de la agricultura ecológica, que cuando empezamos, todavía con tan poco conocimiento y desinformación, nos costaba venderlo como ecológico, y pensamos en dedicarlo a los niños, los futuros consumidores”.

Comenzó con una carta. Es una actividad que, recuerda, “comenzó mandando una carta sencilla a los colegios, diciéndoles que tenemos una huerta ecológica, que podían venir a visitarnos, así que nos pusimos al día, nos reciclamos, nos formamos en educación ambiental, conocimos el temario en los colegios, sus intereses en las aulas, y los adaptamos aquí”.

Su trabajo ha hecho que la granja sea visitada cada día por colegios de buena parte de las provincias de Huelva y Sevilla.

En sus casi dos hectáreas, los niños aprenden “que la naturaleza es un proceso temporal, que siembras, tienes que prever el tiempo, se les explican las inclemencias, las alteraciones, los depredadores, y todo ese concepto de vulnerabilidad que parece que no se contempla”.

Elena recuerda que alguna vez ha pensado en dedicarse a su profesión de formación inicial, “pero seguramente, como soy tan inquieta, me puse a hacer en su día lo que hago ahora. Me vine a vivir al campo y cuando descubrí la agricultura ecológica fue algo que me enamoró y lo dejé todo”.

No ha parado de trabajar, siempre con la tierra en la mente, y recuerda con orgullo que “hasta El Corte inglés nos llamó, que nos reunimos con otro compañero de Extremadura y abrimos mercado en Madrid y nos dejaron en algunos espacios de Madrid donde pusimos algunos de nuestros productos”.

El reto es, seguir trabajando. Así de simple.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here