Ensayo en Sevilla de un sistema para clasificar y dar nombre a las olas de calor

Y así prevenir efectos en la salud.

0
2

Redacción. Sevilla va a convertirse durante un año en un «laboratorio urbano» y de ensayo del proyecto proMeteo, una iniciativa del Centro de Resiliencia Adrienne Arsht Rockefeller Fundation que clasificará y dará nombre a las olas de calor con el fin de poder planificar y alertar de posibles efectos adversos en la salud de estos episodios de calor extremos, que se prevé que vayan en aumento como consecuencia del cambio climático.

El proyecto es fruto del acuerdo del Centro de Resiliencia con el Ayuntamiento de Sevilla, la Universidad de Sevilla, la Pablo de Olavide, la Agencia Española de Meteorología, el Instituto Carlos III, la Oficina Española de Cambio Climático, la Alianza para el día después y LifeWatch Eric.

Durante más de un año, se ha estado trabajando en el diseño del algoritmo que ahora se probará en la capital hispalense y que parte del análisis de los datos históricos de las condiciones climáticas específicas de Sevilla, así como de cifras diarias relacionadas con el campo de la salud. El algoritmo y su clasificación de las olas de calor y alertas no sustituyen a las previsiones de la Aemet.

Función

Su función será la de, con esas previsiones, determinar el grado de intensidad de esas olas y lanzar alertas con las que las administraciones y los ciudadanos –especialmente los más vulnerables– puedan tomar medidas de prevención, como ocurre en el caso de los huracanas y tormentar tropicales, por ejemplo. Así, habrá hasta cinco categorías de olas de calor: sin impacto, impacto bajo, impacto medio, riesgo elevado y riesgo muy elevado.

En el caso de esta última, las olas de calor extremo recibirán un nombre propio que comenzará por la última letra del alfabeto español y que son: Zoe, Yago, Xenia, Wenceslao y Vega. «Es un día importante porque Sevilla está liderando una iniciativa para convertirse en la primera ciudad en el mundo que nombra y categoriza las olas de calor», ha señalado Kathy Baughman McLeod.

Por parte del Ayuntamiento, el alcalde ha defendido que «es evidente que algo tenemos que hacer» contra el cambio climático y su manifestación en Sevilla en forma de olas de calor cada vez más frecuentes, como la vivida la pasada semana en buena parte del país, con temperaturas que han superado los 43 grados.

Sin alarmismo

Muñoz ha sostenido que esas medidas se deben «desarrollar», además, «sin alarmismos», al tiempo que ha ratificado el «compromiso» del gobierno municipal con la lucha contra el cambio climático. Ha recordado, igualmente, que Sevilla ha sido elegida para alcanzar en 2030 la neutralidad climática, lo que obliga, ha abundado Muñoz, a «replantear» el modelo de ciudad y la movilidad.

En este sentido, ha apuntado a los proyectos sostenibles que se están impulsando desde la ciudad, como la contratación de energía verde para los servicios municipales, el cambio de iluminación en el alumbrado público, el tranvía, el tranvibús y el Plan Respira –cierre al tráfico privado del Casco Antiguo y parte de Triana–, así como las obras en 20 colegios donde se está planteando una «segunda piel» en las fachadas con la que lograr «mitigar» las temperaturas, ya sea en verano o en invierno.

Asimismo, el primer edil ha detallado proyectos como ‘Sombra’, impulsado con la Escuela Superior de Arquitectura de Sevilla (ETSA), para dotar de sombra no solo a las calles del centro con la colocación de toldos sino a otros muchos puntos de la ciudad; y las actuaciones urbanísticas en la avenida de la Cruz Roja y Cartuja (Cartuja Qanat). «En los próximos meses», ha señalado, la ciudad podrá «incorporar medidas» innovadoras con las que combatir las altas temperaturas.

Gracias a la implantación del sistema piloto presentado, Sevilla se ha unido a un grupo de ciudades que están implicadas en proyectos de acción contra el calor como son Atenas (Grecia), Santiago (Chile) y Los Ángeles y Miami (EEUU), entre otras. «Se trata de un compromiso para proteger a la ciudadanía y a los sectores económicos clave del municipio del calor extremo», ha apostillado el Centro de Resiliencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here