Estepa vive de forma distinta la ‘Octava de Los Remedios’, pero con la devoción intacta

Este año, el coronavirus ha alterado la fiesta, pero los estepeños no han faltado a la cita con la virgen. Sus flores han llegado puntuales a sus plantas como cada año. Ahora, queda esperar a que 2021 devuelva las cosas a su sitio.

0
242
clinica santa isabel

Redacción. Con todas las medidas de seguridad, sabiendo que no se podrá disfrutar de la procesión pero con la devoción intacta, la localidad sevillana de Estepa vive de una forma distinta la gran cita de la Octava de Los Remedios. Este año no ha habido jueves del “pescaíto”, ni acabará hoy con la famosa subía al camarín mediante la rampa.

Y todo en base a que la Virgen de los Remedios cuenta con una gran devoción no sólo en Estepa, sino en toda la comarca. La fiesta toma su nombre de los ocho días de actos litúrgicos que se celebran en honor a la virgen, que este año el coronavirus ha querido que no sean igual, pero los estepeños, con un comportamiento ejemplar, han sabido celebrar adaptada a los tiempos que está viviendo el país.

La cita guarda grandes leyendas, entre las que destaca su influencia con los bandoleros, de los que porta un pequeño alfiler-puñal de Juan caballero y una sortija de “él vivillo”.

Esto ha hecho que también que se conserven las tradicionales salvas al inicio de la novena, con disparos al aire en honor a cuando los propios bandoleros llegaban a la localidad anunciando su fiesta.

Otro de las curiosidades a destacar es el grito de “Bendita”, que desde generaciones han venido gritándole al llegar su fiesta, en especial la “marmeta” de la cual ha continuado sus familiares gritándole.

Está también la leyenda que la vincula con la Virgen del Rocío, y que explica cómo ambas supuestamente fueron cambiadas por error y la curiosa aparición de las andas procesionales en su plazuela sin que nadie explique quién las dejó allí.

Tradición

La tradición marca que la virgen es portada el domingo por hombres en su templete por el pueblo, y destaca el paso por su barrio entre cantes por sevillanas y grandes petaladas. Y el lunes, vestida totalmente diferente, sin corona y con su habitual mantilla, es paseada por la mujeres entre paseíllos de pasodobles por la iglesia, antes de subir en la conocida rampa que asciende hasta su camarín es un momento único y muy peculiar.

La cita cuenta con una previa muy llamativa, ya que la tradición de los tiros en Los Remedios marca la cuenta atrás para el comienzo de la fiesta grande del barrio Churretero.
Son tres días de fiesta en la calle Roya con la salida de la procesión de la Virgen de los Remedios, la Diana y la multitudinaria cita con la rampa.

Este año, el coronavirus ha alterado la fiesta, pero los estepeños no han faltado a la cita con la virgen. Sus flores han llegado puntuales a sus plantas como cada año. Ahora, queda esperar a que 2021 devuelva las cosas a su sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here