Fábrica de Artillería acoge una experiencia músico-visual protagonizada por la antigua consola del órgano de Catedral

El proyecto consistía en digitalizar los teclados y registros de la consola para convertirla en un órgano virtual a través del 'software Hauptwerk'.

0
239

Redacción. La Real Fábrica de Artillería de Sevilla ha acogido este jueves la puesta en escena de ‘Prometheum, la luz de las artes’, una experiencia músico-visual protagonizada por la antigua consola del órgano de la Catedral, tras ser restaurada mediante un proceso de digitalización.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, junto al delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, ha asistido a la presentación de este órgano virtual que, denominado ‘Máquina Sonora Prometheum’, es una iniciativa de la Fundación Alqvimia Musicae, que ha permitido la creación de un “instrumento único”, gracias a los más actuales recursos tecnológicos.

En este sentido, la referida entidad ha organizado, en colaboración con el Ayuntamiento, esta experiencia inaugural. En cuanto a la creación de este nuevo instrumento, tiene su origen cuando llega a manos de la fundación la consola del órgano de la Catedral de Sevilla que, fabricada por Organería Española en la década de 1960,  se había sustituido por otra de más moderna transmisión y electrónica en 2003.

Esta Fundación inicia su restauración con el apoyo económico de las fundaciones Cajasol, La Caixa, Icada y la colaboración tecnológica del alumnado del Instituto Tecnológico ADA ITS, que se convertirá en sede permanente de este instrumento.

Un órgano virtual

El proyecto consistía en digitalizar los teclados y registros de la consola para convertirla en un órgano virtual a través del ‘software Hauptwerk’, que permite, tras el acondicionamiento de la misma, poder interpretar música de órgano de numerosos órganos de tubos del mundo que se han grabado y digitalizado tubo a tubo en esta nueva consola.

La consola no solo ha sufrido una modernización tecnológica, sino una renovación estética que la han convertido en una gran escultura que forma parte indisoluble de lo que contiene. Según destaca el fundador y director artístico musical de la Fundación Alqvimia, Abraham Martínez, la ‘Máquina Sonora’ debe su nombre a Prometeo, quien castigado por los dioses del olimpo por entregar el fuego a los hombres y, más tarde, robar las Artes a Atenea para también entregárselas a la humanidad, “es el gran benefactor de las civilizaciones desde el punto de vista mitológico”.

En la Experiencia que acoge Artillería acompañan al director artístico David Lagares (bajo-barítono), Alfonso Padilla (saxofón), Antonio Alcántara (percusión sinfónica), Álvaro Garrido (percusión étnica) y José Roldán (asistente órgano). La experiencia va acompañada de creaciones visuales a cargo de las artistas Beatriz Rivas y Lucía Núñez, que inundan todo el espacio con proyecciones mapping en directo, acordes a la creación musical.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here