Finaliza la implantación de un sistema de drenaje urbano sostenible en Alcosa

El objetivo es evitar inundaciones y canalizar el agua hacia el Parque del Tamarguillo para su aprovechamiento.

0
112
Avda Séneca.
clinica santa isabel

Redacción. El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Empresa Metropolitana de Aguas (Emasesa) y en coordinación con el Distrito Este-Alcosa-Torreblanca, ha finalizado las obras de implantación de un sistema de drenaje urbano sostenible (SUDS) en la Avenida de Séneca. Se trata de una actuación que se enmarca en la estrategia de desarrollo de proyectos vinculados a la sostenibilidad y a la lucha, desde el ámbito local, contra el cambio climático y que tiene como objetivo evitar inundaciones en esta vía y canalizar las aguas pluviales hacia el Parque del Tamarguillo para su aprovechamiento.

La delegada del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Adela Castaño, ha visitado esta avenida, junto a técnicos de Emasesa y representantes vecinales de la zona, con motivo de la realización de una prueba del SUDS para comprobar el resultado de estos trabajos, que han contado con un presupuesto de 167.000 euros. “Se trata de una actuación muy demandada por los vecinos y vecinas de la zona debido a las inundaciones que se producían en esta vía en la época de lluvias y que gracias a esta intervención quedarán resueltas”, ha detallado la delegada, quien ha avanzado que en una segunda fase de actuación en esta zona se acometerá la reurbanización de la avenida.

Para Castaño, “con este tipo de proyectos, avanzamos en la estrategia puesta en marcha para hacer de Sevilla una ciudad más verde y en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible”. Además, la delegada ha recordado que esta obra, cuya puesta en marcha se suspendió debido a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, se retomó nada más finalizar el estado de alarma con objeto de contribuir a la reactivación económica de la ciudad.

Solución innovadora

La actuación que Emasesa ha llevado a cabo da respuesta de una forma sostenible e innovadora a las acumulaciones de grandes bolsas de agua por lluvia que se producían en la zona, de manera especial en la línea de acceso al parque, dificultando el tránsito rodado. Además, los usuarios del parque utilizan esta zona como aparcamiento. Se trata de una franja de 11 metros de anchura en pendiente y un kilómetro de largo que provoca embolsamientos por aguas pluviales en la calzada.

Las aguas recogidas por este sistema de drenaje se reutilizarán para su aprovechamiento como riego del propio parque y de los huertos que se encuentran en él y también se destinarán a la laguna existente en esta zona verde del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca.

Los trabajos han consistido en la instalación de un SUDS  formado por una zanja de drenaje a lo largo de un kilómetro de longitud mediante instalación de tubería de drenaje ranurada a 220º de PVC corrugado de doble pared con interior liso, de Ø 315 mm, dispuesta a lo largo del borde de la calzada, de forma que evita la acumulación de agua en superficie, obligando a ésta a filtrarse por las gravas y el geotextil de la primera capa de la zanja para garantizar la calidad de las aguas antes de su llegada al medio receptor del interior del parque (praderas y humedal).

Esta solución constructiva responde a criterios de sostenibilidad basados en la recogida y orientación de las precipitaciones hacia el interior del parque para su aprovechamiento como fuente de riego natural. Este sistema ya se ha implantado ya en otras zonas como las Avenidas del Greco, en el Distrito San Pablo-Santa Justa, y en la Avenida de las Asociaciones de Vecinos, en el Distrito Norte, constatándose su buen resultado.

SUDS

Los SUDS tratan de dar respuesta al crecimiento de las ciudades, que provoca que cada vez haya más superficies impermeables y espacios que impiden el ciclo natural del agua cuando llueve. Esto ocasiona que los drenajes naturales no funcionen y se creen escorrentías de masas de agua que transportan contaminantes, además de provocar inundaciones por saturación de las redes de saneamiento.  La consecuencia de todo ello es que se desnaturalizan los suelos y se generan problemas de desertización.

Estos sistemas ofrecen una mejor gestión de la escorrentía urbana, la atiende en su punto de origen y no la traslada aguas abajo, reduciendo, así, la entrada en carga de las redes de saneamiento y su posterior desbordamiento en episodios de lluvias o la desertización.

Se trata de sistemas que mejoran la biodiversidad y dan más valor al agua en espacios verdes. Su puesta en marcha supone la transformación de zonas urbanas, así como un importante ahorro energético al reutilizar agua que no llega a máquinas de bombeos ni a depuradoras. En definitiva, se trata de una medida que genera más habitabilidad en las ciudades, ofrece mayor protección en inundaciones y sirve para recuperar espacios públicos degradados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here