Tusam

Gabriel, el modelo sevillano que busca su sitio en el mundo

Este modelo ha pasado buena parte de su vida en México, y ahora prepara el salto a Estados Unidos para seguir trabajando.

Su trabajo le ha llevado a distintos lugares para demostrar su valía.
Foto: DONDYK+RIGA

Fermín Cabanillas. Hace 29 años, Gabriel Rodríguez vino al mundo, y tras convertirse en un modelo con una indudable capacidad de trabajo, busca dar el salto a Estados Unidos, después de que México le haya acogido durante algún tiempo.

Como él mismo explica, “soy conocido en España como Gaby Rope y en Latinoamérica y Estados Unidos como Gabriel Rodríguez”.

Su vida es el reflejo de la de muchos jóvenes que, como él, tienen una ilusión en el horizonte, y pelean contra todo para conseguir sacar adelante su sueño.




Él quería ser modelo, y ha peleado duro para conseguirlo, aunque todavía le quedan varias metas por delante, y muchos aviones para seguir siendo el foco de cámaras fotográficas.

“Con 25 años me fui a Madrid, y allí tuve la oportunidad de hacer algo de televisión, y comencé a prepararme como reportero de televisión”, explica.




Dos años después, “con 27, me presenté a Mister Internacional Sevilla. No gané el concurso pero sí gané la repercusión que quería para poderme ir a la televisión de México con una historia que contar y un mensaje que dar a todas esas personas que luchan por salir de la obesidad, la anorexia y la bulimia”.

Sus dotes para el trabajo de modelo son incuestionables.
Foto: DONDYK+RIGA

Se asentó en Ciudad de México, “y estuve colaborando en los programas más conocidos de allí, para luego marcharme a Los Ángeles, donde trabajé en dos programas, en algo que fue una experiencia inolvidable”.

Su vida pasa por los aeropuertos, y “actualmente estoy en Madrid, trabajando para una firma de lujo como vendedor ya que no puedo vivir de mi imagen actualmente ni de la televisión”.

“Estoy ahorrando y preparándome como profesional y, sobre todo, como persona, para irme a Estados Unidos, donde quiero trabajar en Miami y Los Ángeles. Es una de las metas que tengo que en mente”, subraya.

También, se prepara para mejorar su nivel de inglés, “ya que en el sector en el que me muevo es el idioma que mueve el dinero y los negocios”.

Así, en el horizonte de Gabriel quedan muchas metas, muchas fotos y muchos aviones. Lo próximo, está aún por llegar.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.