La aldea almonteña celebra el Rocío Chico mientras aguarda la salida de la Virgen del Rocío para su traslado a Almonte

Una festividad que conmemora el voto de acción de gracias que realizaron los antepasados de Almonte en 1813 y cuyo acto central será la función principal que se desarrollará este lunes, 19 de agosto. Posteriormente, tendrá lugar la conocida como Venida de la Virgen, que se produce cada siete años.

La aldea acoge el Rocío Chico.

SBN. Mientras se espera la salida de la Virgen del Rocío para su traslado hasta Almonte, hecho que sucede cada siete años, la aldea almonteña permanece repleta de hermandades, fieles y turistas que celebran el tradicional Rocío Chico, cuyo acto central será la función principal que se desarrollará este lunes, 19 de agosto. Una tradición que cuenta con más de 200 años de historia.

Durante tres días, desde el viernes 16 y hasta este domingo 18 de agosto, se viene celebrando también en el Santuario el solemne Triduo, que está contando con una alta participación. En el primer día de Triduo, además, fue bendecido el pañito y el capote que cubrirán a Nuestra Señora del Rocío durante el camino hasta Almonte.

Además, en la noche de este domingo, 18 de agosto, tuvo lugar la procesión del Santo Rosario, por las calles del Rocío y, en la mañana de hoy  día 19, Solemne Función Votiva, en la que se renueva el voto de acción de gracias. A su finalización, tiene lugar una procesión eucarística de la Custodia bajo palio alrededor del Santuario.




Los actos religiosos durante todo el fin de semana culminarán en la jornada del 19 al 20 con el traslado de la Virgen a su pueblo, un recorrido de unos 15 kilómetros que la ‘Reina de las Marismas’ realizará rodeada de fieles y peregrinos que la acompañarán a su regreso a la localidad, evento que este año coincide con la conmemoración del centenario de la coronación canónica de la Virgen del Rocío y la concesión de Año Jubilar.

La Virgen, de Pastora, preparada para su traslado a Almonte.

Recordemos que el Rocío Chico conmemora el voto de acción de gracias que realizaron los antepasados de Almonte en 1813, motivado por la lucha que mantuvo el pueblo de Almonte, contra las tropas francesas, con motivo de la invasión de España por el ejército de Napoleón.

Los almonteños de la época aludieron a la intercesión de la Virgen del Rocío, el hecho de que las luchas no tuvieron fatales consecuencias para el pueblo de Almonte, por lo que declararon ese voto de acción que se celebra cada 19 de agosto.

Con todo, la aldea es un ir y venir de fieles puesto que se espera que los asistentes a la Venida de la Virgen superen el millón de personas.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.