La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla hará una versión especial con ‘Amarguras’ para el pregón de Semana Santa

Es una obra musical sinfónica, que se ha convertido en la más popular de toda una ciudad. Un siglo recorriendo las calles de Sevilla, han hecho que se herede el tarareo, que va de generación en generación haciendo inmortal la obra de Manuel Font de Anta.

Las partituras originales de una pieza que es canto y plegaria en Sevilla.

Adriana Ciccaglione. “Fue en Madrid donde se compuso esta obra. El padre de Manuel Font de Anta, el también compositor Manuel Font Fernández de la Herranz, fundador de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, le pidió a su hijo que hiciera una marcha para la Virgen de la Amargura, ya que pertenecía a la hermandad y sentía amor profundo por lo que se hacía allí, además que le parecía un homenaje hermoso. Manuel Font de Anta estaba ocupado, no se sentaba hacer la pieza musical y su padre entonces colocó tres imágenes de la Virgen de la Amargura y le dijo: ‘Ya que me lo niegas a mí, no serás capaz de negárselo a ella’. De esta forma nace la composición que este año llega a 100 años”, la historia la relata José María Pedernal, Hermano Mayor de Amargura.

Es más que una anécdota, es probablemente lo que inspiró al músico, para componer una obra que se ha convertido en la plegaria a voces, que cantan los sevillanos por las calles de la ciudad hispalense en su recorrido por Semana Santa.

Francisco Javier Gutiérrez Juan dirigió Amarguras el 14 de marzo que es el día del aniversario. Foto: Cortesía BSMS

Un siglo cumple Amarguras, catalogada como un poema sinfónico. “Es una composición musical, el texto resumido es la relación de San Juan de la Palma con su madre. Anuncian lo que va a sufrir, es una oración, un canto”, la explicación la ofrece el músico y director de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, el maestro Francisco Javier Gutiérrez Juan.




Bajo su batuta, el poema musical se ha replicado y en este año centenario, vuelve a sonar con la misma fuerza que hace un siglo atrás. “La interpretaremos en el pregón de Semana Santa de Sevilla, como es de costumbre. Sólo que en esta oportunidad, haremos una versión especial”, agregó Gutiérrez Juan.

Fusión de sonidos. Francisco Javier Gutiérrez Juan dirigió Amarguras el 14 de marzo que es el día del aniversario. Lo acompañó la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla. Además también pudo dirigir Rapsodia Americana (1929), en esta obra su compositor, “se pasea por todo el folklore, comienza con la cita peruana El cóndor pasa, sigue con danza brasilera, un pericón argentino, un bambuco colombiano, una guajira, aparece una habanera, entre muchos otros géneros musicales”, explica el director.




En la exposición que estará abierta hasta el domingo 17 en la Fundación Cajasol, se muestran los instrumentos del compositor, así como los mantos. Foto: Adriana Ciccaglione.

Y es que Manuel Font de Anta, estuvo en Estados Unidos y recorrió gran parte de América Latina. Esto forma parte de la riqueza en sus composiciones. Amarguras comprende “un repaso por todos los palos flamencos, aparece el tango, la guajira, una sevillana. Era un compositor clásico, pero se interesó por el folklore”.

El director manifiesta que “no se conoce a España hasta que no somos la otra España”, es decir ese país que está más allá del atlántico. “Que une dos partes de la misma cultura. En muchos países de América, Venezuela, Colombia, hay parte de España. Las obras de este autor tienen una sensación de españolismo, pero diferente, que no se encierra en sí mismo”.

Además de Amarguras (1919), Camino del Calvario (1905), La Caridad (1915), Soleá dame la mano (1924), recoge el sentimiento de un pueblo, expresado en música y por qué no decirlo, en devoción.

‘Amarguras’ cumple un siglo de haber sido creada como una obra emblemática de la Semana Santa. Foto: Adriana Ciccaglione

Camino del Calvario (1905) es una música post romántica, en un estilo bastante europeo. La Caridad (1915), es más fúnebre, se siente la presencia de la lira. Mientras que Soleá dame la mano (1924), es una saeta con aspectos nacionalistas. Y Amarguras (1919), mezcla todos esos estilos”, explicó.

Su estructura. El tecnicismo de la obra se puede explicar como un poema sinfónico con forma de marcha. En la primera parte hay un material temático, después aparece un trío con dos sesiones y materiales temáticas diferentes. Vuelve a la marcha final y termina con una saeta.

En cuanto a la interpretación y la dirección, el director Francisco Javier Gutiérrez Juan, dice, “hacer música clásica bien, siempre es complicado. La calidad del sonido, que está llena de cientos de matices, eso hay que cuidarlo. La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla es la más antigua del mundo, su fundación es de 1838. Comenzó a trabajar por la ciudad y para la Hermandad de la Amargura”.

La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla es la más antigua del mundo.

Está compuesta por 40 músicos, el 95 % de su trabajo es en salas de concierto. Sin embargo, por supuesto que estarán en fechas emblemáticas como el Sábado Santo, Corpus Christi, y el 15 de agosto día de la Virgen de los Reyes, patrona general de Sevilla, así como de su Arquidiócesis.

La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla es una agrupación musical de viento, en la que se combina los metales, las maderas, y la percusión sinfónica. Tienen previsto rescatar obras de Manuel Font de Anta.

– ¿Qué significa para Francisco Javier Gutiérrez Juan dirigir una obra como Amarguras?
– De partida, me emociona la buena música. Ya sea ópera, ballet. Si por alguna razón, la música no me gusta mucho, pero debo dirigirla defiendo su partitura. Con Amarguras, es una gran música. Es la de mi tierra, la estrenó mi banda y la dirigió un predecesor, algo sumamente significativo. Con esta obra, recuerdo mi tierra, se mezcla lo racional con lo irracional. Soy sevillano y me emociona. Me recuerda mi niñez, mis padres, mis hijos.

La hermandad. La Hermandad de la Amargura tiene más de 300 años de haber sido fundada y cuenta con 3.500 hermanos en España y Europa. Es una hermandad de penitencia. Se dedican a dar una mano amiga a todas las personas que lo necesiten. Para ello tienen el Fondo Santa Ángela de la Cruz.

Este año es de júbilo por eso se han organizado varias actividades, entre ellas una exposición en el Ayuntamiento. Foto: Cortesía Hermandad Amargura.

Este año es de júbilo por el centenario de Amarguras. Para ello han realizado actividades especiales. Hasta el domingo 17 de marzo estará abierta la exposición Amarguras 100 años de la Reinvención Regionalista de Sevilla, que se encuentra en la Fundación Cajasol. Y en el Ayuntamiento de Sevilla, estará abierta la muestra Universo Amargura, hasta el 24 de marzo, con la representación de 21 artistas.

Amaraguras resume el sentimiento y el dolor de la muerte de un hijo. Es una marcha que simboliza eso, por eso se encuentra en el corazón de los sevillanos”, explicó el Hermano Mayor de Amargura, José María Pedernal.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.