La cesta de Navidad de El Paisano desafía a la crisis y sortea hasta un apartamento

Sus responsables no solo han encarado a la crisis del COVID colocando la cesta a lo grande, com siempre, sino que le han añadido un apartamento en la costa de Cádiz.

0
670
clinica santa isabel
Fermín Cabanillas. Los gestores de la venta El Paisano de Utrera, que presumen cada año de tener, sino la más grande una de las cestas de Navidad más grandes de España, no solo han encarado a la crisis del COVID colocando la cesta a lo grande, com siempre, sino que le han añadido un apartamento en la costa de Cádiz.
Es quizás lo que más llama la atención de la impresionante colección de artículos que se han vuelto a colocar en varias partes de este asador ubicado al pie de la Nacional IV. Una cesta que sobrevive “a pesar de los golpes que la vida nos ha dado en los últimos meses”. Como explica el portavoz de la venta, Juan Luis Cadena, “sabíamos que la apertura del peaje entre Sevilla y Cádiz nos iba a perjudicar, pero la crisis ha traído el coronavirus ha sido ya la puntilla”.

Preparación

De todas formas, cuando a final de abril se comenzó a plantear si se mantenía la tradición de la cesta, que este año cumple 12 años, se decidió que “no se podía quitar a la gente parte del paisaje de la carretera, como es nuestra cesta, y decidimos no solo tirar ‘palante’, sino que le meteríamos un apartamento en el campo de golf de Sanlúcar de Barrameda, con lo que pasamos de 500.000 a 600.000 euros en premio”.

La lista de objetos que se sortean es interminable. Y todo en la antigua Venta de la Calera (donde existía una cantera de Cal), que era uno de los puntos situados en el camino de Sevilla a Cádiz, en el que los transportistas de la época, los operarios que construían la actual carretera nacional IV, y los agricultores de la zona, realizaban una parada para descansar, dar de beber y comer a los animales, o para repostar a los primeros camiones y automóviles que se empezaban a ver por la zona.

Era el sitio donde los lugareños, hay que tener en cuenta que está rodeada de tradicionales cortijos andaluces, adquirían los alimentos de primera necesidad, y mantenían tertulias con el personal de paso para tener noticias del exterior.

A partir de 1960 con la llegada definitiva del automóvil y con la carretera ya en perfecto estado, la antigua Venta la Calera pasa a ser Mesón el Paisano.

Los mayores cuentan la llegada del Seat 600, las excursiones domingueras a las playas de Cádiz, los primeros autobuses, los grandes coches de las cuadrillas de toreros, y por supuesto, los camiones.

Muchos cambios sufridos socialmente en los últimos 30 años, que han obligado a adaptar ese pequeño Mesón de los años 60, a las exigencias de nuestro público, para ello han sido grandes las reformas realizadas, entre las que destaca la creación del actual Hostal-Hotel con motivo de la Exposición Universal de Sevilla en 1992 (Expo’92) para ofrecer alojamiento a los visitantes, y la reforma para la ampliación de la cafetería y del salón comedor.
Actualmente las instalaciones fueron de nuevo ampliadas y modernizadas en el año 2005 para dar respuesta a las nuevas exigencias de los clientes. Otras reformas se han visto paradas por el coronavirus, pero hay tiempo para ponerlas en marcha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here