La Obra Social ‘la Caixa’ fomenta el voluntariado de 208 personas mayores en Sevilla

El colectivo ha participado en un amplio abanico de actividades desarrolladas en escuelas infantiles, hospitales, prisiones, centros de personas con discapacidad o centros de mayores.

Los mayores se convierten en voluntarios.

Redacción. El programa de Personas Mayores de la Obra Social ‘la Caixa’ promovió el año pasado el voluntariado de 208 personas mayores sevillanas, quienes realizaron 32 actividades de voluntariado con 922 beneficiarios.

Las actividades se enmarcan en el proyecto ‘Acciones Locales’, realizado en colaboración con nueve centros de mayores en convenio con la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, según ha informado en un comunicado la Obra Social ‘la Caixa’.

En total, desde que se pusieron en marcha hace seis años, se han realizado 2.253 actividades de voluntariado en toda España con más de 4.300 voluntarios mayores de 65 años. Los voluntarios sevillanos dedican parte de su tiempo a actividades altruistas en favor de las personas más vulnerables de su entorno más cercano.

Con el voluntariado, la entidad ha querido fomentar un envejecimiento activo y saludable y dar una oportunidad de desarrollo personal y participación social a los mayores. En toda España, las acciones locales han contado en estos años con la participación de entre seis y diez personas voluntarias de media por acción y se han beneficiado directamente de ellas entre once y 25 personas de media hasta alcanzar un total de 40.000 beneficiarios.

Los mayores han participado en Sevilla en un amplio abanico de actividades desarrolladas en escuelas infantiles, hospitales, prisiones, centros de personas con discapacidad o centros de mayores.

Por tipología, las actividades más frecuentes son aquellas relacionadas con la educación y la cultura (49,2%), seguidas por las relacionadas con la salud y la vulnerabilidad (30%) y la exclusión social (16%).




Tras seis años desde el lanzamiento de estas acciones locales, el programa de Mayores de la Obra Social ‘la Caixa’ ha realizado, en colaboración con la Fundación Pilares, el estudio Personas Mayores y Voluntariado, con el que han querido analizar los beneficios de estas actividades en los mayores y en los beneficiarios, “quienes destacan que es enriquecedor a nivel personal pero también resulta socialmente útil”.

Sentirse valorado es el beneficio principal para los mayores (39,5 puntos), seguido del fomento de las relaciones y habilidades sociales (30 puntos), dar salida a su vocación solidaria (21 puntos), el aumento de la autoestima, la seguridad y la confianza (18,4 puntos) y mantenerse activos (14,4 puntos).

Además, realizar voluntariado en la comunidad refuerza, para la mayoría de personas mayores, su interés en lo que ocurre en la comunidad. Por otro lado, para los beneficiarios el bien principal es la autorrealización y adquisición de conocimientos (26,7 puntos), además del fomento de las relaciones y habilidades sociales (24,1 puntos) y la mejora de su calidad de vida (15,9 puntos).

El Programa de Personas Mayores de la Obra Social ‘la Caixa’ se ha desarrollado en más de 600 centros de mayores de todas las provincias españolas propios o en convenio con las distintas administraciones públicas. Sólo el año pasado, 821.532 personas mayores —27.966 de ellas en Sevilla— participan en más de 17.500 iniciativas sociales, culturales, de salud y tecnológicas (266 en Sevilla).

El objetivo de todas ellas ha sido “contribuir a mejorar su calidad de vida facilitándoles también información y conocimientos para que tomen decisiones importantes en la adquisición de hábitos saludables” que contribuyan a “mantener su autonomía, evitando la exclusión social y empoderando a las personas mayores como miembros activos de la sociedad”. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 18,8 por ciento de la población española tiene actualmente más de 65 años, una cifra que en 2050 llegará al 40 por ciento.

El cambio demográfico, según ha destacado, “no sólo supone una ganancia de años de vida sino un retraso en el inicio de la aparición de problemas que dificulten la realización de las actividades del día a día, por lo que las personas disponen de tiempo para disfrutar de actividades no laborales, a menudo relacionadas con la cultura y el ocio, pero también con la participación cívica y el trabajo voluntario”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.