La Patrulla… solidaria, ¡al rescate!

Los alumnos de tercero de Infantil del EEI Julio César, en Pino Montano, se involucran en la ayuda a los más pequeños, en una forma de voluntariado. Todo un ejemplo en este 5 de diciembre.

Los miembros de la Patrulla Solidaria enseñan a poner el abrigo a un compañero. / Foto: EEI Julio César

Carmen Prieto. ¡Ya está aquí, ya llegó! Patrulla… solidaria. Sergio, Darío, Tania, Beatriz, Carla, Juan Manuel y Gabriel son sólo algunos de los componentes de esta pequeña patrulla que se vuelca en acoger, acompañar y ayudar a diario a sus compañeros más pequeños de la EEI Julio César, en Pino Montano. Tienen solo cinco años, pero muy claro cuál es su misión, que asumen con una responsabilidad admirable, en una iniciativa de voluntariado promovida por el claustro del centro, con los voluntarios más jóvenes de la ciudad.

“Hablar a los demás con respeto, escuchar con atención, ser puntual, no rechazar a ningún compañero…” son algunas de las normas del Decálogo del buen patrulla que los propios niños han preparado. Y es que su tarea consiste en prever la necesidad del otro, en atenderlo y acompañarlo. Por esto, no les cuesta madrugar los días que les toca ser patrulla. Tienen que llegar pronto al cole para “acoger” a los pequeños y “acompañarlos a sus clases”, explica la directora del centro y una de las promotoras de la iniciativa, Soledad Oliva.

Este proyecto solidario, enmarcado en el Plan de Convivencia de esta escuela, “un modelo de convivencia proactivo, centrado en la prevención y la gestión sana de conflictos“, se puso en marcha en el curso 2014-2015 y está dando tan buenos frutos que el CEIP Adriano, por ejemplo, uno de los centros al que el Julio César está adscrito, “ya lo está poniendo en marcha”.

Decálogo del Buen Patrulla. / Foto: EEI Julio César

Cuatro niños de cada una de las dos clases de tercero de Infantil del colegio, después de haber recibido una formación específica y haber decidido libremente hacer este voluntariado, se enfundan en los chalecos celestes para ser parte de la Patrulla solidaria. “Hay mucha expectación entre los pequeños de este año porque ellos son la primera patrulla que han sido patrullados”, detalla Soledad Oliva. Su servicio empieza en la entrada del centro, donde reciben, acogen, a los compañeros de tres años y les acompañan a sus clases. El segundo compromiso es ayudar a ponerse el abrigo antes de salir al recreo: “No se trata de que se lo pongan ellos, sino de que les expliquen cómo ponérselo. Lo que también les ayuda a aprender a expresarse”. Les acompañan al patio y, cuando termina el recreo, también se ocupan de que ningún niño se quede atrás, ni esté solo. Antes de comer, llega la tercera misión: enseñar a lavarse las manos antes de entrar en el comedor.

Pero, además, en el transcurso del recreo, también ayudan en el rincón de la mediación, con la bibliopatio, en los baños, abrochar los cordones de los zapatos, llevar al herido hasta el botiquín… “lo que les obliga a estar atentos a las necesidades de los otros”. No en vano, el objetivo de esta iniciativa es, entre otras cosas, “cambiar la mirada porque yo, como alumno, también tengo mucho que decir”, explica la directora del centro, que añade que esta patrulla “ayuda a alimentar la identidad del alumno y lo vincula al centro”, como se han vinculado muchas entidades del entorno al conocer el trabajo que se desarrolla en el colegio, más allá del estrictamente curricular.

La Patrulla Solidaria en la Gala del Voluntariado de Sevilla. / Foto: C.P.

Y un detalle más, en este 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado, “no es lo mismo decirles hay que ayudar, que ser ayudado o ser protagonista de la ayuda”, de hecho, los once profesores del centro, pendientes en todo momento del buen desarrollo de la Patrulla, han comprobado los beneficios que esta actividad aportan a los niños, especialmente “en aquellos que tenían conductas disruptivas”, como los vínculos afectivos que surgen entre ellos, la rutina que aprenden, que contribuyen a prevenir el abandono escolar “porque ves la escuela como parte de ti, como algo tuyo”.




Por esto la directora del Julio César, reconocido como Centro de Promoción de Convivencia, además de ser este curso Escuela Mentora para el Programa de Formación del Profesorado, confía en que “este voluntariado sea también importante para los niños” y continúen con esta labor cuando sean mayores y puedan involucrarse en las labores que reconoce la nueva Ley Andaluza de Voluntariado, a partir de los 12 años. Y que, como la Patrulla canina de los dibujos animados, siempre digan: “Si nos necesitas, sólo tienes que llamarnos”.

One Response to "La Patrulla… solidaria, ¡al rescate!"

  1. M José Cruzado   5 diciembre 2018 at 7:36 pm

    Este año mi niño es uno de esos patrullas y estoy muy orgullosa de él y de todos sus compañeros. Ojalá y todos los colegios fomentaran este tipo de iniciativa. Gracias a Sole, M Carmen y al resto de profesoras por enseñar a nuestros niños a respetar.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.