Universidad de Sevilla

La pintura cofrade y el arte floral dialogan en el Mercantil

La muestra del pintor José Cerezal y el florista Javier Grado ofrece visiones complementarias de dos facetas artísticas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carmen Prieto. Miniruscus, rosa spray, ranúnculo pon pon, nerine, peonía, nardo pink, rubekia, achilea, esparraguera cobre… y así hasta 150 especies de flores procedentes de los cinco continentes. Ramos y centros de todos los tamaños, formas y colores que exornan pasos y frontales de respiraderos y junto a los 27 lienzos de Cerezal, con su característica paleta de colores, componen, en perfecta sintonía, la base de la tercera exposición del ciclo Circulo de Pasión del Mercantil, en su sede de la calle Sierpes, de esta temporada.

Se trata de una original iniciativa: una obra de bella conjunción del pintor José Cerezal y del consagrado florista Javier Grado. Una muestra que tiene como motivo principal el palio de la Virgen de las Aguas de la hermandad del Museo. El paso ocupa el patio central de la sede y llama la atención del visitante por su colorido y variado exorno floral, con una extraña tonalidad morada en su delantera y especies que lo son aún más -al menos para la mayoría del orbe cofrade- como la hidrangea, la phanelopsis y el amarantus. Cada una de las seis jarras entrevarales tiene un diseño diferente e innovador al mismo tiempo. La mayoría de ellas sería una apuesta arriesgada para el equipo de priostía de cualquier hermandad. Parece poco probable que se pueda contemplar una estampa así en Semana Santa… o no. “¿Quién ha dicho que la Semana Santa no cambia? Basta comprobar las fotos de hace 20 años”, asegura Manuel Romero, comisario de la muestra.

Una abra de Cerezal dedicada a la Virgen de los Ángeles, exornada por Grado. / Foto: A.G.

Para Romero, el arte es el “camino de los valientes”. Y eso parece haber pensado los artífices de tan original muestra, que lleva por título Pintura y arte floral: dos visiones complementarias. Una exposición “diferente que esperamos no deje indiferente a nadie”, en palabras de Cerezal y que es fruto de muchos meses de trabajo porque “cuando se trabaja con gente tan creativa que suele ser, además, tan desorganizada se requiere de mucho esfuerzo”, subraya José Luis Muñoz Alonso, director artístico de la muestra.

En una sala contigua se pueden admirar hasta seis frontales de pasos de palio, con el respiradero y el faldón así como diversas piezas de orfebrería. Hermandades como el Gran Poder, Los Estudiantes, San Gonzalo y El Amor han cedido sus enseres para la ocasión. Cada una de esas delanteras del palio posee un exorno sorprendente y lleva el inconfundible sello de Javier Grado. Estampas inéditas que están acompañadas por un lienzo de Cerezal alusivo a esas hermandades o a sus titulares. En el centro de ese espacio, el paso de la Divina Pastora de Triana con hasta cuatro montes de flores diferentes.

La antigua carreta del Rocío de Triana con el Simpecado pintado por Cerezal. / Foto: A.G.

En la tercera de las salas, el mayor reclamo es para la antigua carreta del Rocío de Triana cuyo Simpecado es una obra pictórica del protagonista de la muestra. En esta zona expositiva también se puede ver su cartel de la Semana Santa de Sevilla, con la imagen del Cristo del Cachorro, y el de Junio Eucarístico que realizó con motivo del Corpus Christi del pasado año.

La exposición abre sus puertas este sábado y se podrá visitar hasta el próximo 17 de febrero aunque este viernes se celebraba la inauguración oficial. Un acto que contaba con la presencia del alcalde de Sevilla, Juan Espadas; del delegado municipal de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera; del delegado de la Junta de Andalucía, Ricardo Sánchez; del presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, Francisco Vélez, y del presidente del Círculo Mercantil, Práxedes Sánchez, entre otros.





Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.