La UPO participa en la identificación de una nueva estrategia contra el alzhéimer

Forman parte de un estudio internacional de la UB que demuestra el papel clave de las neuronas.

Según los investigadores, estos resultados suponen un paso adelante en la comprensión de la fisiología de los astrocitos.

Redacción. Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona, con la participación de diferentes unidades de investigación, han identificado una potencial estrategia terapéutica contra el alzhéimer, según un trabajo publicado en la revista científica Journal of Neuroscience.

El trabajo está dirigido por Albert Giralt, investigador Ramón y Cajal de la Universidad Barcelona, y está firmado también por expertos de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud y del UBNeuro, y por miembros del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED). También participan en el trabajo José María Delgado-García y Agnès Gruart, de la División de Neurociencias de la Universidad Pablo de Olavide, y otros expertos del Inserm (Francia) y del Institut du Fer à Moulin (Francia).

El trabajo demuestra, en un modelo de ratones de la enfermedad, que los astrocitos —un tipo de células del cerebro—, son capaces de liberar proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas.

Según los investigadores, estos resultados suponen un paso adelante en la comprensión de la fisiología de los astrocitos, y además abren la posibilidad de utilizar este tipo celular de forma terapéutica contra el alzhéimer.

El alzhéimer es la forma más común de demencia entre la población. La neurodegeneración en los pacientes con esta enfermedad produce un deterioro de la memoria y otras habilidades cognitivas, a menudo combinadas con síntomas como alteraciones del estado de ánimo y cambios de personalidad.

El estudio muestra que este método restaura la producción y la liberación de los factores neutróficos en el tejido neuronal enfermo cuando comienza la patología. Así, el FNDC generado por los astrocitos regula la formación de neuronas en las muestras de cultivo neuronal in vitro y también tiene efectos cognitivos en los modelos de ratón transgénicos.

Los investigadores señalan que la originalidad del diseño del experimento ha permitido que fueran las propias células astrogliales las que decidieran cuándo, dónde y en qué cantidad haría falta producir y administrar FNDC a los tejidos cerebrales alterados.

Aunque el uso en humanos de esta terapia aún estaría muy lejos, los investigadores apuntan al empleo de astrocitos a partir de células madre pluripotentes inducidas como una prometedora estrategia terapéutica que podría explorarse.

Una posibilidad sería que en un futuro se pudieran derivar células madre inducidas de la piel de los propios pacientes, y posteriormente modificarlas genéticamente in vitro para expresar FNDC bajo el promotor GFAP. Finalmente, el último paso podría ser diferenciarlas y trasplantarlas en las regiones cerebrales más alteradas de los pacientes para promover la supervivencia y el funcionamiento adecuado de las neuronas existentes.

El hecho de que esta investigación aproveche los procesos de neuroinflamación abre la posibilidad de que también pueda aplicarse a otras enfermedades neurodegenerativas.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.