La UPO pone en marcha un programa de prácticas innovador en intervención social digital

Esta iniciativa, que responde a la vocación de servicio público a la comunidad y a la atención formativa de su alumnado, ya se ha puesto en marcha tras la incorporación este mes de febrero de los primeros estudiantes

0
17
La UPO pone en marcha un programa de prácticas innovador en intervención social digital

Redacción. La Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, a través de la Facultad de Ciencias Sociales, ha articulado un programa de prácticas curriculares orientado a los Grados de Trabajo Social y de Educación Social de carácter innovador en acompañamiento comunitario, asesoramiento y diagnóstico social, intervención social.

Esta iniciativa, que responde a la vocación de servicio público a la comunidad y a la atención formativa de su alumnado, ya se ha puesto en marcha tras la incorporación este mes de febrero de los primeros estudiantes encargados de realizar acompañamiento telemático a personas de colectivos especialmente vulnerables en el actual contexto, como son las personas mayores en centros residenciales y sus familias.

En opinión de las impulsoras y responsables del proyecto, las medidas iniciales de confinamiento y las restricciones actuales han puesto de manifiesto la necesidad de generar nuevos espacios de intervención social en el que el contacto telefónico o a través de videollamadas complementan actuaciones habituales con las personas y familias.

Servir a la comunidad 

“Aunque la idea inicial era la atención a personas mayores en residencia, también se va a implementar este proyecto en con otros colectivos vulnerables y en algunos servicios sociales comunitarios”, ha explicado la vicedecana de prácticas de la Facultad de Ciencias
Sociales, Estrella Abolafio.

El objetivo de este programa es doble: servir a la comunidad mediante el apoyo a entidades en el acompañamiento a personas vulnerables socialmente por el impacto provocado por la pandemia y capacitar al alumnado en competencias necesarias en intervención social o socioeducativas que contribuirán a la formación y preparación para el desempeño de su carrera profesional y favorecerán nuevas competencias en los contextos de teletrabajo.

En este sentido, el próximo mes de marzo se va a iniciar un curso de formación impartido por voluntariado del Teléfono de la Esperanza. “La Facultad de Ciencias Sociales entiende que debe ser proactiva en la atención a las necesidades de las personas en estos momentos de pandemia, y prestar a la comunidad los recursos de los que dispone”, ha explicado la decana de la Facultad de Ciencias Sociales, Rosa Díaz Jiménez, que ha subrayado la experiencia del curso académico pasado.

Acompañamiento, apoyo, información y asesoramiento

A partir del mes de marzo, el estudiantado desarrolló las prácticas de forma telemática y ayudó a identificar, tanto en el Centro como en las entidades colaboradoras, actividades que preservaban la potencialidad de la adquisición de las competencias del estudiantado sin que tuviera que ubicarse necesariamente en el centro de prácticas.

“Creemos que la posibilidad de acompañamiento, asesoramiento y diagnóstico social telemático por parte del alumnado en prácticas de Trabajo Social y de Educación Social, con la necesaria supervisión académica y de los tutores de los propios centros, puede permitir tanto completar la intervención social en programas que ya están activos como diseñar programas específicos que en ocasiones no se implementan por falta de recursos técnicos y profesionales adecuados”, ha añadido Abolafio.

Las actividades que van a desarrollar los estudiantes durante estas prácticas se centran en el acompañamiento, apoyo, información y asesoramiento psicosocial o socioeducativo, la promoción y potenciación del desarrollo integral de las personas en un contexto de justicia social, igualdad y equidad, o la detección de situaciones de riesgo o diseño de proyectos de intervención social o socioeducativos, entre otras.

Móviles y tarjetas

La Universidad, con una estrategia innovadora para poder desarrollar este programa, ha proporcionado móviles y tarjetas de voz y datos al alumnado en prácticas para que desde el Laboratorio de Ciencias Sociales o desde sus propios domicilios puedan realizar llamadas de voz o videoconferencia sin coste para el alumno ni para la entidad colaboradora y permitiendo preservar los números de teléfonos del alumnado.

Estas actividades se desarrollan siempre bajo la tutela de un docente de los Departamentos de Trabajo Social o de Educación Social y Psicología Social y de un profesional de cada una de las entidades colaboradoras. “Uno de los principales problemas que nos encontrábamos es que algunas entidades no tenían recursos para dotar al estudiante en prácticas con móvil”.

Desde la UPO “hemos podido suplir esta carencia garantizando la confidencialidad y el coste cero, tanto para la entidad colaboradora como para el alumnado, mientras se realizan las prácticas”, ha explicado Abolafio.

Los primeros estudiantes del Grado en Trabajo Social ya han iniciado su actividad en algunas de las entidades en las que realizarán estas actividades tuteladas: los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Dos Hermanas, las Residencias de Mayores Nuestra Señora de la Consolación y Fundomar-Bermejales. Asimismo, está prevista la próxima incorporación de alumnado en la Asociación Familiar la Oliva, y en la Dirección General de Igualdad del Ayuntamiento de Sevilla, con la que se está colaborando en varios proyectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here