La US determina por primera vez la actividad eléctrica de las células del cáncer de próstata

Expertos de la Universidad de Bath y la US estudian la relación entre los patrones eléctricos y la proliferación de las células cancerígenas.

El siguiente paso en esta investigación será realizar estudios biológicos de la proliferación de las células en función de los medicamentos empleados.

Redacción. Expertos de la Universidad de Bath, en Reino Unido, y la Universidad de Sevilla han llevado a cabo una serie de experimentos con los que han logrado caracterizar por vez primera en tiempo real la actividad eléctrica normal de las células del cáncer de próstata PC-3, obteniendo un patrón eléctrico a baja frecuencia, esto es, entre 0.1 y 10 Hertzios.

Han observado que esta actividad eléctrica evoluciona desde un comportamiento asíncrono y esporádico a un comportamiento síncrono y quasi-periódico. Una vez conocido el patrón eléctrico normal de este tipo de células, emplean un inhibidor de los canales iónicos de calcio, en concreto tricloruro de gadolinio, ya que estos canales están directamente relacionados con la actividad eléctrica de las células del cáncer de próstata (PC-3).

Para realizar el cultivo de las células PC-3 los expertos utilizaron chips de silicio con electrodos de oro. Este chip, que estaba conectado a un equipo que permite la adquisición de las señales eléctricas de las células cultivadas, permitió analizar el comportamiento eléctrico de grandes poblaciones de células cultivadas en esos chips con electrodos de oro, para obtener su actividad extracelular y encontrar un patrón de comportamiento para una monitorización en tiempo real y con gran precisión.




Una posible aplicación de estos estudios consistiría en realizar experimentos de liberación de medicamentos en el cultivo, midiendo las variaciones en la actividad eléctrica de las células tras el uso de dichos medicamentos.

Actualmente, los tratamientos de este tipo de enfermedad dependen de la etapa en la que se encuentre el cáncer. De esta manera, los tratamientos pueden ser locales, mediante cirugía o radioterapia, así como ensayos clínicos para estadios iniciales; mientras que para etapas más avanzadas podrían ser necesarios, además de los métodos citados anteriormente, cirugías más complejas que lleguen a extirpar los ganglios afectados.




La línea de investigación que sigue este equipo con las células del cáncer de próstata está más orientada a su uso, no en pacientes, sino en cultivos celulares de células cancerígenas, como las PC-3, para estudiar y encontrar una relación entre los patrones eléctricos y la proliferación de las células cancerígenas y, también, encontrar una relación entre las variaciones en los niveles de PH del cultivo durante el experimento, su actividad eléctrica y la proliferación de las mismas.

El siguiente paso en esta investigación será realizar estudios biológicos de la proliferación de las células en función de los medicamentos empleados, para ver si se puede encontrar una relación entre la actividad eléctrica de las células PC-3 con una menor proliferación de estas. Todo esto realizado en tiempo real, gracias a la adquisición continua de la actividad eléctrica del cultivo.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.