Las aceitunas prietas de Arahal se lanzan a conquistar Europa

Era un producto residual, se quedaba en los olivos para que alcanzara su punto justo de maduración solo para consumo doméstico, e incluso, a veces, se abandonaba en el campo.

0
497
El producto es toda una delicia.
clinica santa isabel

Carmen González. Si algo distingue a Antonio Sánchez Flores, responsable de la empresa Aceituna La Prieta, es la constancia. De lunes a domingo, trabaja casi sin descanso para que las aceitunas prietas y el paté, sean considerados productos gourmet y, como tales, lleguen a la otra punta del mundo. Esta semana ha dado el primer gran paso en este camino de promoción de su producción. Dos empresas de Suiza y Dinamarca recibirán un lote de estos productos, aunque esta no ha sido la única sorpresa de la semana.

En sus redes sociales, Aceitunas La Prieta proyecta lo que parece un futuro prometedor pero a la par muestra el día a día en el campo, cuidando de unas tierras que, a final de diciembre, dejarán en su fábrica parte de este producto singular. Tiene que ser así, porque este empresario sigue la línea de aprendizaje que inició en un surtidor de combustible de Arahal hace más de una década.

Charlas sobre el olivar

No era un surtidor cualquiera, las instalaciones pertenecen a la Cooperativa Labradores de La Campiña donde se dan cita más de 300 agricultores, cada uno con su historia. Cuando emprendió esta aventura, primero con un socio (2011), después en solitario (hace dos años), tenía en su cabeza la sabiduría del sector, los conocimientos que estos trabajadores, pegados a la tierra, dejaban en cada charla con Antonio.

Fue ahí donde comenzó a creer en un producto que, hasta ese momento, sólo se comía en la casa de los agricultores de Arahal al igual que en algunos pueblos del entorno. Su  principal hándicap, del que fue consciente desde el primer momento, era conseguir una larga caducidad y eso no podía hacerlo solo. Necesitaba ayuda, sin duda, y la encontró en el departamento del IFAPA (Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera) de Palma del Río, con un técnico, Jesús Pérez.

La aceituna prieta era un producto residual, es decir, aquella que se quedaba en los olivos para que alcanzara su punto justo de maduración solo para consumo doméstico, incluso, a veces, se abandonaba en el campo. A Antonio Sánchez le encanta decir que es “el eslabón perdido entre la aceituna y el aceite”. Y tiene razón, ya que cuando el olivo ya no tiene más que aportar al producto, se puede exprimir y en la mano queda sólo eso, aceite.

Producto único

Este empresario tenía algo a su favor, la aceituna prieta es un producto único. Sólo tenía que conseguir que la disfrutaran personas que vivieran en cualquier parte del mundo, no sólo por la redonda. Su trabajo debería tener como objetivo que el producto pudiera ser pedido y consumido más lejos de la barra de un bar de Arahal o de una tienda. O que para conocerlo, necesitaras conocer a una familia de este pueblo, como hasta ese momento había pasado.

Dos años después, no sólo ha conseguido esos objetivos, sino que comercializó un derivado de la aceituna prieta, el paté,una delicia elaborada artesanalmente, al igual que el aliño de las prietas, convertido en un producto gourmet que se vende ya por toda España, gracias a la página Correos Market.

Pero Antonio Sánchez confía tanto en su idea, que sigue, con firmeza contando con pasión a todas las personas que llegan a su fábrica, por qué las aceitunas prietas son únicas y por qué todo lo que se deriva de ella, lo será también. Y en los últimos meses, gracias a su constancia, sigue mejorando, no sólo el producto, sino el proceso de elaboración asegurando su sostenibilidad a la hora del consumo energético y la eliminación de residuos, prácticamente inexistentes.

Esta semana, el empresario andaba emocionado porque dos familias que llegaron antes del confinamiento a su fábrica de Arahal, situada en el polígono industrial Huertordoñez, han realizado pedidos que irán a parar a distintos puntos de Suiza y Dinamarca. “La familia de Suiza tiene una tienda con productos relacionados con el cerdo ibérico y los daneses pertenecen a un grupo inversor que está probando con diferentes productos para una cadena de hoteles”, explica Sánchez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here