Las nuevas baterías más eficientes se investigan desde Sevilla

0
71
Instalaciones de la mina en su acceso principal, en Gerena.
clinica santa isabel
Instalaciones de la mina en su acceso principal, en Gerena.

Fermín Cabanillas. Un grupo de expertos universitarios de España y Portugal desarrollarán un programa destinado al uso de los metales de la Faja Pirítica andaluza para la fabricación de baterías de nueva generación destinadas al almacenamiento eficiente de energías renovables. 

Se trata de uno de los principales proyectos del futuro Centro de Innovación Universitario de Andalucía, Alentejo y Algarve (CIU3A) promovido por el Ayuntamiento de Sevilla, la Universidad y la Autoridad Portuaria, con la colaboración de la empresa minera Cobre las Cruces, situada en Gerena, Salteras y Guillena (Sevilla). 

Esta investigación va de la mano de los planes de futuro de Las Cruces, que contará en los próximos años con una nueva explotación subterránea y una innovadora planta polimetalúrgica (PMR), única en el mundo, para producir no solo cobre, sino también otros tres metales: zinc, plomo y plata. 

El programa que se realizará, el CIU3A, permitirá agregar valor a estos metales, muy abundantes en la Faja Pirítica Ibérica, para desarrollar una batería de nueva generación de zinc-aire, una batería avanzada de plomo y una batería de flujo de hierro que utilizará, como elemento innovador, las bacterias presentes en la mina de Riotinto.

El proyecto de CLC forma parte de las 20 iniciativas aprobadas la pasada semana por la comisión de evaluación del CIU3A.

Estos programas se desarrollarán en colaboración con empresas y otras entidades en el marco de un programa de doctorado industrial. 

El centro contará con financiación procedente de la convocatoria europea INTERREG V-A España-Portugal.

El impacto científico y tecnológico que el proyecto de CLC puede tener en Andalucía es muy importante, ya que conecta varios sectores estratégicos, como son las energías renovables, la minería metálica y el desarrollo sostenible. 

“Nos encontramos ante una oportunidad de gran alcance para consolidar a Las Cruces y a todo el sector minero andaluz en una posición de vanguardia tecnológica y como un modelo de sostenibilidad basado en la eficiencia energética y en la economía circular”, destaca Carlos Frías, director de Tecnología e Innovación de la compañía. 

“CLC es actualmente un gran consumidor de energía eléctrica, y lo seguirá siendo en el futuro. Si a esto se une la instalación de varias plantas fotovoltaicas en los alrededores de la mina, nos encontramos ante una gran oportunidad de generar una sinergia muy eficiente entre producción, consumo y almacenamiento, teniendo también la posibilidad de reciclar las futuras baterías, una vez fuera de uso, en la planta hidrometalúrgica de CLC”, añade.

El proyecto está alineado con la Estrategia Minera de Andalucía y con la Iniciativa Europea sobre Materias Primas, que tiene como objetivo asegurar entre otros el acceso a los metales y tierras raras imprescindibles para avanzar en la transición hacia una sociedad más sostenible y eficiente energéticamente.

La apuesta de CLC por la innovación viene desde el inicio del proyecto minero, en el que se produce cobre de máxima calidad (99,999% de pureza) con el proceso más avanzado, eficiente y limpio que existe a nivel mundial. El proyecto PMR supone un nuevo salto en este compromiso innovador, con una nueva tecnología polimetalúrgica patentada y desarrollada íntegramente en el complejo minero sevillano. Igualmente, CLC juega un papel muy activo en los programas de I+D+i a nivel europeo, nacional y regional, como son los programas Horizonte 2020, Life+, EIT Raw Materials o Polimet, entre otros.

Cobre Las Cruces es un complejo de extracción y producción de cobre situado entre los municipios sevillanos de Gerena, Guillena y Salteras y con instalaciones en La Algaba. Desde 2013, la compañía pertenece a First Quantum Minerals, Ltd. Junto a la corta minera donde se extrae el mineral, Las Cruces cuenta con una planta industrial de producción de cobre. La tecnología de esta planta es una de las más avanzadas y sostenibles del mundo para la obtención de cobre refinado, lo que constituye la principal innovación de la compañía.

CLC proporciona empleo directo a unas 800 personas, entre personal directo y de las empresas contratistas que trabajan en el complejo minero (datos de cierre de 2018). El empleo indirecto e inducido se calcula en unos 1.500 puestos de trabajo. En 2018, Cobre Las Cruces produjo 70.738 toneladas de cobre. Desde el inicio del proyecto minero, la inversión realizada roza los 1.100 millones de euros, una de las más importantes de Sevilla y Andalucía.

En estos momentos, CLC trabaja en el desarrollo del nuevo proyecto minero PMR (Poymetallurgical Refinery), que permitirá extender la actividad del complejo minero durante 15 años más. El nuevo proyecto, que está en fase de obtener los permisos administrativos correspondientes, prevé la construcción de mina subterránea y una nueva planta de tratamiento en la que junto al cobre se producirán otros tres metales: zinc, plomo y plata.

La responsabilidad social corporativa de CLC se canaliza a través de la Fundación Cobre Las Cruces, que desde 2010 ha invertido una cifra cercana a los 9 millones de euros en iniciativas de impulso económico, fomento del emprendimiento, desarrollo de infraestructuras, acción social, cultura, deporte y protección del medioambiente, desarrolladas principalmente en los municipios del entorno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here