Los puños de acero y la cabeza fría de José Gamito

Con solo 19 años, consiguió el pasado fin de semana la medalla de oro en su categoría de 60 kilos en el torneo internacional de Portimao, en el Algarve portugués con púgiles llegados a este enclave desde distintos lugares de Europa.

0
61

Fermín Cabanillas. El joven herrereño José Gamito Ortega, de solo 19 años, consiguió el pasado fin de semana la medalla de oro en su categoría de 60 kilos en el torneo internacional de Portimao, en el Algarve portugués con púgiles llegados a este enclave desde distintos lugares de Europa.

Un título en el que, como él mismo asegura, ha sido esencial el trabajo de su entrenador, Brian Colmenares, un pilar básico en su carrera, así como en la victoria del pasado fin de semana. “Desde que conocí el boxeo, mi entrenador sigue siendo el mismo, con el que he compartido toda esta carretera deportiva”, enfatiza.

Corta pero intensa carrera 

Como ha recordado, “la primera vez que subí a un ring fue en junio de 2019 en una pelea de exhibición en Córdoba. Ahí empecé a prepararme para subirme en febrero de 2020 a una pelea de la Federación en Granada. Hace un mes, el entrenador me comenta que hay un torneo internacional en Portimao, con clubes de Luxemburgo, Francia, Alemania…, y vimos una oportunidad de probar”.

Sin embargo, no fue fácil, porque aunque en todos los torneos hay un margen de un kilo en la báscula sobre lo oficial, le costó mucho llegar a él. “Nada más llegar nos enteramos de que no había margen, y en el campeonato había que dar por debajo de 60 y pesaba 61. Busqué un gimnasio enseguida, y por la mañana en el pesaje había perdido algo, pero pesaba 60,400 y me echaron para atrás. Así que corrí, sudé, y en el segundo pesaje de los autorizados di 59,700. De hecho, lo más duro ha sido el peso, porque todos los días había que pesarse, y el viernes sin apenas comer ni beber me tocó pelear contra Alejandro, de Córdoba, en una pelea dura y muy técnica, pero entre la esquina y yo supimos resolverla”.

A la final ante uno de los mejores

De esta forma, se llega a la final ante un rival francés, “y me tocó uno de los mejores de la competición, y sabiendo que lo teníamos difícil entramos con las ideas claras y fue una pelea dura pero satisfactoria”.

“El oro ha supuesto algo que llevaba mucho tiempo buscando, tras muchos años cuatro o cinco horas en el gimnasio, con dieta, y todo ese esfuerzo da sus frutos”, explica satisfecho.

Ahora, preparará una velada el 4 de junio en el pabellón municipal de Estepa, “ante un rival bueno para seguir sumando peleas y llegar en un futuro al boxeo profesional para tener mucha experiencia antes de saltar a las categorías grandes”, con la idea de disputar el año que viene el campeonato de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here