Más de 1.500 pacientes de Hepatitis C del Macarena logran beneficiarse de un tratamiento curativo

Resultado de una línea estratégica de detección, diagnóstico y derivación a consultas del Servicio de Aparato Digestivo en colaboración con el Servicio de Microbiología.

0
24

Redacción. En la Unidad de Hepatología adscrita al Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Virgen Macarena, se ha logrado en los últimos años un gran resultado al poder tratar a más de 1500 pacientes afectos de hepatitis C. Para ello, ha sido fundamental las acciones realizadas para intentar mejorar las estrategias de diagnóstico y derivación de los mismos a las consultas de la Unidad. En base a esto, un gran número de pacientes se han podido beneficiar de un tratamiento curativo de la enfermedad.

Relevante en la estrategia mencionada ha sido la colaboración del Servicio de Microbiología del centro hospitalario, a través de la cual se ha logrado identificar a  los pacientes diagnosticados hace años, antes de disponer de los nuevos antivirales, y que no habían podido recibir tratamiento con anterioridad.

Casi una tercera parte de los pacientes identificados tenían una enfermedad hepática significativa (fibrosis avanzada). Gracias a esta estrategia han podido ser tratados 141 pacientes tal y como se refleja en el estudio publicado: Liver Int. 2021 May;41(5):928-933. HCV microelimination strategies: An interventional study in diagnosed patients without access to the system.

Mejora del proceso

Para mejorar el proceso de derivación de los pacientes con nuevo diagnóstico, los servicios de Aparato Digestivo y Microbiología han implementado un sistema de alerta electrónica mediante el cual se comunica a la Unidad de Hepatología de forma automatizada, cualquier resultado positivo a VHC en pacientes del área sanitaria Virgen Macarena.

Con esta estrategia se ha llevado a cabo un proceso de consulta directa a la mencionada Unidad tras el diagnóstico microbiológico, evitando pasos intermedios por el sistema sanitario y que evitan que los pacientes puedan abandonar el proceso. Gracias a este protocolo se ha logrado diagnosticar y tratar precozmente, así como curar a 100 pacientes en el último año. Al beneficio evidente para el paciente, hay que añadir la reducción de carga asistencial sobre todo en Atención Primaria, al evitar consultas, derivaciones y demoras.

Por último, los especialistas han centrado sus esfuerzos en conseguir sacar el proceso diagnóstico del hospital, sobre todo en colectivos de mayor riesgo de infección y menor adherencia al sistema sanitario. Para ello, se han utilizado test de diagnóstico rápidos, realizados en saliva o sangre capilar, ofrecido a usuarios de Centros de Tratamiento de Adicciones y en Centros Socio-sanitarios de personas sin hogar. Gracias a este método, el equipo de la Unidad de Hepatología ha testado a más de 400 usuarios, y en todos los que ha sido diagnosticada la infección, han podido acceder de forma directa al tratamiento antiviral en las consultas del hospital.

1 de octubre: Día internacional de la Hepatitis C

En la celebración del Día Internacional de la Hepatitis C, los especialistas recuerdan que la infección por virus de Hepatitis C (VHC) constituye un importante problema de salud pública, con aproximadamente 58 millones de personas infectadas a nivel mundial. La enfermedad es producida por un virus que se transmite por vía parenteral (a través de la sangre) y con menos probabilidad por vía sexual. La hepatitis C es casi siempre asintomática, el virus produce una inflamación crónica en el hígado, que evoluciona a lo largo de años (décadas) hasta poder producir una cirrosis hepática.

Aún en esta situación avanzada, la enfermedad puede no dar ninguna sintomatología hasta que el hígado se descompensa y produce complicaciones, pudiendo llegar en su estadio más avanzado al cáncer de hígado (hepatocarcinoma). Hasta ahora, la cirrosis hepática producida por el virus de la hepatitis C era la principal causa de trasplante hepático en nuestro medio. La ausencia de síntomas en la mayoría de los pacientes hace que el diagnóstico de la enfermedad pueda retrasarse y por eso son importantes estrategias de detección y derivación realizadas en distintos ámbitos.

«Hasta hace pocos años, añaden los expertos, el tratamiento de esta enfermedad era muy poco eficaz y con gran cantidad de efectos adversos que limitaban el número de pacientes que podían realizarlo y por tanto curarse de la enfermedad. Sin embargo, desde finales de 2014 se autorizaron los primeros fármacos ANTIVIRALES DE ACCIÓN DIRECTA con los que se consiguen tasas de curación por encima del 95%, en un periodo de tratamiento muy corto, entre 2 y 3 meses, y con prácticamente ausencia de efectos secundarios».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here