Muestran los proyectos ejecutados en Ecuador tras el terremoto con ayuda de los sevillanos

Una exposición enseña en 10 paneles cómo se han podido reconstruir los Centros Infantiles ‘Buen Vivir’ gracias a la solidaridad.

Uno de los paneles que forman parte de la muestra.

Redacción. Durante una semana la Diputación expone y resume en diez paneles la trayectoria que esta Administración, junto con la FAMP y con el FAMSI han realizado en estos últimos años tras el terremoto que el 16 de abril de 2016 sacudió la costa norte de Ecuador con una magnitud de 7,8 en la escala de Richter. Las cifras fueron devastadoras: 700 fallecidos, 6.200 heridos y graves daños en viviendas e infraestructuras básicas. La reconstrucción se cifró en 3.344 millones de dólares. Según la oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, el terremoto afectó a más de un millón de personas.

Ante esta situación la solidaridad andaluza se movilizó de inmediato. El 25 de abril de 2016 el FAMSI, junto al Consulado de Ecuador, la Diputación y la FAMP, iniciaron una campaña para la coordinación de la ayuda que sumó a una veintena de instituciones locales y provinciales. Arrancaba así la campaña ‘Andalucía Solidaria con Ecuador’ en el marco de la cooperación técnica que daba respuesta a la destrucción provocada por aquel seísmo al que sucedieron 3.500 réplicas durante las semanas posteriores.

Tras valorar las opciones que permitirían responder a una demanda social de necesidad y una gestión más eficaz de los recursos, las autoridades locales y regionales, el Gobierno y los vecinos de Quinindé manifestaron el interés por contar con la cooperación local andaluza para la reconstrucción integral de dos centros infantiles que prestan atenciones y cuidado a pequeños y pequeñas de hasta tres años de edad ya que el servicio que prestan estos centros supone un apoyo fundamental para ochenta familias de los barrios ‘Bellavista’ y ‘24 de junio’, ambos en el municipio de Quinindé, muy afectado por el terremoto.




Las administraciones implicadas optaron por reconstruir los Centros Infantiles ‘Buen Vivir’ y hoy ya son una realidad con su puesta en funcionamiento de nuevo. Dichas instalaciones prestan servicio desde la 7 de la mañana, cuando las madres y padres dejan a casi un centenar de menores durante la semana. Es un servicio gratuito que les facilita autonomía para trabajar con la tranquilidad de que sus hijos reciben los cuidados necesarios.

En las obras de construcción del edificio se han tenido en cuenta el enfoque de género, asegurando la participación activa de las mujeres en la gestión de compras y almacenamiento, relación con los proveedores y seguimiento económico-financiero.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.