Turismo de Industrial

Ola de solidaridad para encontrar la médula que cure a un bebé de Paradas

El objetivo es encontrar un donante compatible, y que todo quede en el olvido para la familia y el propio niño.

El pequeño Nico necesita ayuda para superar la leucemia.

M.C. Contreras. Se llama Nico Lara Godoy. Tiene solo 6 meses y sufre leucemia. Vive en Paradas, y quiere seguir siendo un niño feliz, como sus amigos, como todos los que lo rodean, y para ello es necesario encontrar una médula compatible.

Hace poco más de dos meses le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda. Los expertos sanitarios creen que poner cara a estas enfermedades debe servir para que aumenten las donaciones de manera que acaben no siendo necesarias estas campañas individuales.
La familia ha iniciado una campaña por las redes sociales, cuando el pequeño está a punto de comenzar su segundo ciclo de quimioterapia. Nico es un rubio risueño, segundo hijo de José Manuel y Ana, una joven pareja que acababa de llegar a Melilla, un nuevo destino militar del padre.
Una analítica descubrió la enfermedad. Tenía entonces sólo cuatro meses y el estado de la enfermedad estaba “muy avanzado, era muy grave”.
En la UCI en Málaga. Ese día comenzaron 77 días en la UCI del Hospital de Málaga, hasta donde lo llevaron en un avión medicalizado, después de realizarle una transfusión de sangre para que aguantara el viaje.
Al otro lado de las puertas de la UCI, sus padres ya buscaban una solución y ponían sus esperanzas en el hermano de Nico, Alejandro, que con 9 años se ha sometido a la prueba para donar la médula a su hermano, pero no es compatible.
La familia ha vuelto a Sevilla y todo gira ya alrededor de las atenciones médicas que requiere la enfermedad de Nico. Cambio de colegio, esfuerzo por sacar buenas notas, ayuda de toda la familia. Esta semana, el pequeño vuelve a someterse al segundo ciclo de quimioterapia y así será hasta que haya una médula compatible.
El objetivo es ahora lanzar un llamamiento a la sociedad para encontrar un donante compatible, y que todo quede en el olvido para la familia y el propio niño.
La solución es relativamente fácil: hay que donar sangre. Cuanta más gente acuda a donar, más posibilidades hay de encontrar una médula compatible para Nico.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.