Operación Saco, Tomares, Sevilla, Guillena y Palomares unidos por la solidaridad

Con el objetivo de recaudar fondos para ayudar a estas familias, se unieron a la iniciativa malagueña “Una Mascarilla, un kilo”, campaña con la que llegaron a recoger nada más y nada menos que 9.500 kilos de comida y productos de primera necesidad.

0
342

Fermín Cabanillas. Todo comenzó con un reparto de sacos de dormir, donados por el Ejército, a las personas sin hogar el pasado mes de diciembre cuando azotaba el duro frío invierno. Le llamaron ‘Operación Saco’ y desde entonces no han cesado de prestar su ayuda a los más necesitados. Con muchas dosis de buena voluntad y pocos recursos se pusieron manos a la obra.

Se trata de un grupo de amigos de Tomares, Sevilla, Guillena y Palomares, que unidos por su pasión por el senderismo y la montaña, bajo el impulso de Jesús Pérez Garramiola, decidieron emprender el camino de la solidaridad tras descubrir lo mucho que se puede conseguir con un pequeño gesto. Empezaron siendo 8 entusiastas y ahora ya son más de 30 las personas comprometidas con la causa.

‘Operación Saco’, un afianzado movimiento que va en aras de convertirse en asociación sin ánimo de lucro, una iniciativa que nace para aliviar las necesidades de las personas que viven en la calle, para dotarles de cosas tan básicas como abrigo, un cepillo de dientes, desodorante o unos zapatos, llevarles un termo con café o simplemente hacerles compañía”, relata el vecino de Tomares, Domingo Pérez Fernández, uno de los voluntarios y coordinadores del proyecto, miembro también de la asociación tomereña Afoprodei (Asociación para el Fomento y Promoción del Deporte Inclusivo).

Una experiencia que les ha marcado por completo. “Cuando las escuchas a estas personas, te das cuenta de que la mayoría de ellas son personas cultas, que tienen duras e interesantes historias de vida y que por diversos avatares del destino (pérdida del empleo, de la vivienda, ausencia de familiares, etc.) han acabado en la calle, algo que nos puede pasar a cualquiera”, destaca Domingo.

“Deja lo que te sobra y coge lo que necesites”

Desde entonces, ayudarles se ha convertido para estos voluntarios en una necesidad, por lo que no han parado de inventar campañas con las que conseguir recursos con los que atenderles. Una de ellas fue colocar en diversos puntos de Sevilla recipientes con el mensaje “Deja lo que te sobra y coge lo que necesites”, que enseguida tuvieron una gran acogida.

Las actividades se reproducen durante todo el año.

Con la llegada del estado de alarma por el coronavirus, la actividad cesó, pues las personas sin hogar fueron trasladas a albergues y otras instalaciones habilitadas. Pero fue entonces cuando empezaron a escuchar las necesidades de otras muchas familias que debido al confinamiento perdieron sus trabajos y todos sus ingresos. “Les hacíamos la compra y si algún voluntario pasaba por allí para ir al trabajo, se la dejábamos en la puerta”, explica Domingo.

Recaudar fondos

Con el objetivo de recaudar fondos para ayudar a estas familias, se unieron a la iniciativa malagueña “Una Mascarilla, un kilo”, campaña con la que llegaron a recoger nada más y nada menos que 9.500 kilos de comida y productos de primera necesidad en el tiempo récord de un día y medio, gracias a la donación de mascarillas de tela realizadas por asociaciones de mujeres de la provincia.

Comida que repartieron entre más de una treintena de familias sevillanas y de la provincia, además de otras muchas a través de asociaciones como Fams Cocemfe, Plaza del Pumarejo, Mujeres Supervivientes, Asociación de Senegaleses y Africando Sevilla. Familias con el frigorífico completamente vacío y con muchas necesidades. “A veces una pequeña ayuda puede solucionarle la vida a alguien”, comenta Domingo, quien recuerda el caso de una chica joven que vivía en la calle y que corría el riesgo de que los Servicios Sociales le quitaran a su bebé pues no tenía más que darle que el pecho.

Situaciones muy duras que viven a diario estos voluntarios, algo para lo que no todo el mundo está preparado. “O te enganchas para seguir ayudando a pesar de todo, o te vas porque no lo aguantas emotivamente”, destaca Domingo. De momento, han podido más las ansias de ayudar. Y ahí siguen, pendientes de detectar cualquier necesidad para acudir a solucionarla y organizar cualquier nueva campaña que les permita seguir ayudando a quiénes más lo necesitan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here