Rocío Fuentes Mateos, una estepeña en el mundo de la investigación médica

0
388
Rocío, tras finalizar sus estudios en la Universidad de Salamanca, entró a formar parte de un equipo de investigación sobre temas relacionados con el cáncer y sus tratamientos.

Rosa Brito. Rocío Fuentes Mateos es una científica nacida en Estepa  y que trabaja en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, centro mixto de la Universidad de Salamanca-CSIC, donde lleva cuatro años desarrollando su tesis doctoral.

Desde siempre ha tenido muy claro que quería estar “pegada a un microscopio”, por eso hizo la carrera de Bioquímica en Sevilla, y, tras terminarla, decidí continuar formándome con un Máster en Biología y Clínica del Cáncer en Salamanca, todo ello con la idea de poder hacer un Doctorado en investigación.

Su laboratorio estudia una de las rutas de señalización más importantes en el desarrollo del organismo, así como la más prevalentemente mutada en diferentes tipos de cáncer, la vía de RAS-MAPK.

Cuenta con una amplia colección de modelos de experimentación en ratón en los que eliminan, por edición genética, la expresión de una o varias proteínas de la ruta. Con esta aproximación lo que consiguen es analizar la función de dichas proteínas estudiando qué ocurre cuando la eliminamos, lo que se denomina como ratón knockout o mutante.

En su estudio, Rocío Fuentes ha conseguido demostrar que las proteínas HRAS y NRAS tienen un papel crucial en el desarrollo del organismo, ya que si se eliminan simultáneamente, se provoca inmadurez pulmonar, fallo respiratorio y muerte neonatal en ratones. Estas proteínas son las menos estudiadas de las llamadas RAS, a las que pertenece la proteína KRAS, relacionada con una mayor tasa de mutación en tumores.

Con este estudio, que se ha publicado recientemente en la revista científica Cell Death and Disease demuestran que,  a pesar de que siempre se había pensado que KRAS era la proteína más importante de las tres, HRAS y NRAS tienen un papel crucial en el desarrollo del organismo, y cuya ausencia no puede ser sustituida por la acción de KRAS.

Decidió hacer el Máster y Doctorado en Salamanca porque, cuando empezó a buscar posibles másteres que hacer, iba buscando directamente uno que tuviera mucha biología molecular y que además estuviese relacionado con el cáncer. Una vez admitida en el Máster de la Universidad de Salamanca, que se imparte en el Centro de Investigación del Cáncer, tenía que encontrar un grupo en el que poder desarrollar el Trabajo Fin de Máster, y directamente se fue al grupo de Eugenio Santos, que trabaja con las proteínas Ras; en el cual le ofrecieron la posibilidad de empezar desde cero con el proyecto en el cual trabajo ahora.

Terminado el máster, empezó la terrible etapa de “buscar becas para hacer doctorado”; estuvo un año y medio hasta que finalmente consiguió una beca de la Junta de Castilla y León con la que poder mantenerse en Salamanca haciendo el Doctorado.

Terminado el máster, empezó la terrible etapa de “buscar becas para hacer doctorado”.

Actualmente, continúa con el mismo proyecto con el que empezó en el Máster. Es un proyecto de investigación básica, que contribuye a la generación de conocimiento; en este caso, conocer las funciones que tienen dos proteínas en el organismo en condiciones fisiológicas y patológicas. No se va a obtener una aplicación en la sociedad inmediata, sino más a largo plazo. Pero, estas bases van a contribuir no solo al desarrollo de futuras investigaciones de nuestro laboratorio o de otros laboratorios, sino que son necesarias para el desarrollo de investigación aplicada: por ejemplo, es muy importante conocer cómo funciona una proteína para poder desarrollar tratamientos contra ella.

En resumen, el mundo de la investigación no es fácil: los grupos tienen poca financiación, las becas son escasas y tardan muchos meses entre que las puedes solicitar, las solicitas y se resuelven; y la posibilidad de estabilizarse casi nula; pero aun así son muchos los que lo intentan, aunque estén temporadas sin contrato, aunque tengan que hacer malabares con el dinero que tienen en el laboratorio, simplemente porque creen que la investigación es necesaria. No pueden descartar nunca la idea de irse fuera de sus ciudades, o fuera de sus países; llega un momento en el que tienen que “salir de tu zona de confort”. Al fin y al cabo les aportará experiencia, además de ser gratificante el saber que están aportando conocimiento nuevo a la sociedad con tu trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here