San Luis de los Franceses recuperará las pinturas murales de su refectorio

La Comisión de Patrimonio ha informado favorablemente sobre el proyecto de conservación de estas pinturas barrocas y contemporáneas.

El refectorio es el espacio que sirve de enlace entre la capilla doméstica y al iglesia.

Redacción. La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la delegación territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Artístico de la Junta de Andalucía en Sevilla, presidida por el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, Ricardo Sánchez, ha informado favorablemente el proyecto de recuperación de las pinturas murales del refectorio del conjunto monumental de la Iglesia de San Luis de los Franceses.

La sesión de la Comisión Provincial de Patrimonio del 10 de enero, autorizó el proyecto presentado por la Diputación de Sevilla para la adaptación del refectorio como espacio expositivo donde poder mostrar su colección permanente de pintura barroca y contemporánea, de manera que en esta sesión se ha informado favorablemente el proyecto de restauración de la escasa decoración mural que queda en las bóvedas, para fijar y consolidar los restos, muy deteriorados por las intervenciones que han sufrido a lo largo del tiempo, de ahí la importancia que tiene su conservación y puesta en valor.

El templo del antiguo noviciado de los jesuitas, uno de los más importantes del estilo barroco sevillano, fue construido entre los años 1699 y 1731 y está conformado por una serie de dependencias anexas al templo, estructuradas alrededor de varios patios de grandes proporciones que distribuyen las distintas estancias del recinto. El refectorio, que se ubica en la galería lateral del primer patio, sirve de enlace entre la capilla doméstica y la iglesia, es de grandes dimensiones, pues mide algo más de 5 metros de ancho por unos 23 metros de largo, y muestra varios tramos de bóvedas de arista decoradas con pinturas murales en un muy deficiente estado de conservación.




Los restos de pintura conservados, aunque escasos teniendo en cuenta la totalidad de la superficie de los cinco tramos de bóveda del refectorio, son suficientes para reconstruir fielmente la decoración pictórica que adornaba originalmente el techo de la sala, por lo que este proyecto persigue la conservación de los restos originales mediante, entre otras técnicas y actuaciones, la fijación de los levantamientos de pintura, la consolidación del pigmento en proceso de disgregación, la eliminación de restos de cal que oculten elementos originales, el sellado de grietas y la reintegración cromática original.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.