Se ultiman los detalles para la reurbanización completa de la calle Petrarca en el Distrito Cerro-Amate

0
158
Cuenta con la renovación de todo el pavimento, más árboles y arbustos, elementos biosaludables, vía de emergencias  y sin barreras arquitectónicas.

Redacción. El Ayuntamiento de Sevilla se encuentra ya en los últimos trámites administrativos para la adjudicación de la obra de reurbanización integral de la calle Petrarca, que incluyen la renovación de todos los pavimentos, la creación de accesos para los vehículos de emergencia, la eliminación de barreras arquitectónicas y una nueva distribución y pavimentación de los espacios, así como la instalación de un grupo de elementos biosaludables y plantación de más árboles. El proyecto fue licitado con un presupuesto de 279.994 euros y cuatro meses de plazo máximo de ejecución a partir de la adjudicación y formalización del contrato.

“Se trata de una actuación demandada desde hace ya muchos años por el vecindario, que reclamaba una vía específica de entrada para los servicios de emergencias. Esta reivindicación la aprovechamos para renovar toda la calle, tal y como fue nuestro compromiso tras acometer el año pasado una actuación de similares características en la calle anexa Enrique Granados, cuya fisonomía cambió por completo”, ha sostenido Juan Manuel Flores, delegado del Distrito Cerro-Amate.

Flores ha mantenido una reunión con vecinos y vecinas de Petrarca con el objetivo de trasladarles los detalles de la obra en esta calle peatonal y que afectan a una superficie total de 4.785 metros cuadrados. En la actualidad, esta vía no tiene entrada para vehículos de emergencia y dispone de ocho parterres con árboles más una plaza terriza rodeada por muros y múltiples barreras arquitectónicas que obstaculizan el tránsito de las personas con movilidad reducida, al tiempo que el pavimento de baldosa hidráulica está deteriorado.

Se renovarán todos los pavimentos de esta calle, eliminando la mayoría de las escaleras y muros existentes, creando rampas para así dar continuidad a los itinerarios peatonales; mejorando el drenaje; ejecutando la obra civil necesaria para un posterior y más eficiente alumbrado público; colocando nuevo mobiliario urbano y generando más espacios verdes con árboles y arbustos.

En concreto, se demolerán todos los muros de delimitación de parterres y espacios, salvo los estrictamente necesarios para contener la tierra, que se reharán y se adaptarán a las nuevas cotas de los pavimentos. Su acerado perimetral de acceso a los bloques de viviendas se ensanchará hasta los 2,5 metros, eliminando las escaleras y creando rampas y planos inclinados para darle continuidad al mismo, con solería hidráulica hexagonal para el pavimento. En casos de ser necesarias, se instalarán barandillas de acero galvanizado de acuerdo con la normativa de accesibilidad.

Los parterres se alinearán con nuevos bordillos o muros y se ensancharán unos 50 centímetros por las zonas peatonales para darle más espacio a las raíces de los árboles y así evitar que rompan los pavimentos. Mientras, el acceso a los vehículos de emergencia se resolverá desde la calle Tarragona con un camino de 4 metros de ancho que llegará hasta la plaza central con una ampliación de la rampa existente.

Ese camino, la plaza central y los pasillos peatonales entre los parterres se pavimentarán con hormigón impreso de diferentes texturas y colores para diferenciar distintos espacios, y para el resto se opta por solería hidráulica hexagonal. En cuanto al drenaje de la calle se mejorará con la reubicación de los imbornales existentes y la instalación de otros nuevos. Se plantarán en la plaza central siete nuevos árboles (de la especie Celtis Australis) y en los parterres se colocarán celdas drenantes que acumulen el agua de lluvia para su riego y se sembrarán especias arbustivas.

Bancos con respaldo y reposabrazos de material reciclado y un conjunto de elementos biosaludables que irán distribuidos, sobre una superficie de césped artificial de unos 84 metros cuadrados, completarán esa actuación integral en la calle Petrarca.

“Nos comprometimos a la mejora integral de ambas calles de la barriada Virgen de los Reyes (Enrique Granados y Petrarca). Sin duda, marcarán un antes y un después en todo el entorno tras ser más accesibles, habitables y verdes y propiciando una mayor convivencia vecinal, ejemplos del nuevo urbanismo desplegado en los últimos años por parte del Ayuntamiento de Sevilla”, ha concluido Juan Manuel Flores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here