Traumatología de Valme incorpora la técnica quirúrgica menos invasiva para patologías de columna

Se trata de una técnica innovadora que permite mejorar los resultados de la cirugía abierta.

0
54
Los doctores Castilla, Mena-Bernal y Tello durante la intervención.

Redacción. La Unidad de Columna del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, perteneciente al servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología que dirige Jorge Angulo, ha incorporado el último avance quirúrgico mínimamente invasivo: la cirugía endoscópica de columna.

Se trata de una técnica innovadora que permite mejorar los resultados de la cirugía abierta, aportando como ventaja principal el acceso a la columna mediante una minúscula incisión. Ello reduce el tiempo de quirófano, disminuye complicaciones postoperatorias y el alta del paciente se produce en el mismo día fruto de la menor agresividad quirúrgica, según ha indicado la Junta en una nota.

La cirugía endoscópica de columna, implantada en un reducido número de hospitales, consiste en la exploración del canal espinal mediante una óptica de alta definición que va acompañada de una fuente de luz. El procedimiento quirúrgico se lleva a cabo por un único portal mediante una incisión de menos de un centímetro donde se introduce la cámara, fluido de irrigación, así como el instrumental necesario.

Hernia discal aguda

La visualización directa de las estructuras anatómicas durante la intervención se realiza mediante ópticas y cámaras similares a las utilizadas en otras técnicas artroscópicas, conectadas a una pantalla de alta definición.

Por lo que respecta al perfil del paciente subsidiario de esta técnica, es aquel que presenta hernia discal aguda o estenosis de canal sin inestabilidad donde urge resolver su patología con la menor agresividad, siempre que su patología general no lo impida. «Es idónea para pacientes activos y con buena calidad de vida», según destaca Francisco Castilla, cirujano de columna del Hospital Universitario de Valme con formación internacional en esta técnica.

Unidad de Columna

La Unidad de Columna del Hospital Universitario de Valme la conforman Francisco Castilla, Miguel Tello y Ricardo Mena-Bernal. Dicho dispositivo dispone de gran experiencia en el abordaje de las patologías vertebrales y el tratamiento de enfermedades de columna muy complejas tales como las escoliosis, los traumatismos y las patologías degenerativas. Asimismo, destaca la incorporación de técnicas innovadoras de cirugía, tanto abierta como percutánea.

Bajo el enfoque de la mejora continua, sus profesionales han incorporado esta nueva técnica quirúrgica que suma eficiencia y calidad asistencial cuyo valor se incrementa en tiempo de pandemia. Según el jefe del servicio de Traumatología, Jorge Angulo, «esta innovación resume nuestro esfuerzo por trabajar en acto único, minimizando circuitos para los pacientes, con técnicas menos invasivas para convalecencias más cortas y, en suma, con la introducción de procedimientos novedosos que incidan en la mayor humanización de la atención sanitaria».

Para ello, ha sido necesaria la implicación profesional en la formación de esta técnica. Concretamente, ha requerido de una curva de aprendizaje importante de sus profesionales junto a la experiencia de la que disponen estos tres traumatólogos tanto en la cirugía abierta –al objeto de una mejor orientación y reconocimiento de las estructuras anatómicas–, como en la cirugía artroscópica.

Beneficios

Frente a la cirugía endoscópica de columna está la microdiscectomía lumbar, destacando los especialistas la vinculación del aumento de la invasividad y ratio de complicaciones con la complejidad de los procedimientos realizados mediante técnicas tradicionales de cirugía abierta.

Según Francisco Castilla, los principales beneficios de dicha técnica como consecuencia de su mínima incisión, son la reducción del traumatismo en las estructuras nerviosas, musculares y óseas; la disminución del sangrado; el alta precoz sin necesidad de hospitalización postquirúrgica; y la minimización del riesgo de infecciones postquirúrgicas a través de un sistema de irrigación de agua constante que reduce la exposición de las estructuras, junto a la disminución de las complicaciones degenerativas y de inestabilidad vertebral tras la cirugía, evitando artrodesis (tornillos y barras).

Al tratarse de una técnica tan poco agresiva es muy útil para pacientes con enfermedades crónicas y de avanzada edad, cuyas patologías de base impidan la cirugía abierta, o para aquéllos que necesitan una recuperación rápida por motivos laborales o deportivos. Al respecto, la Unidad de Columna del Valme realiza alrededor de 150 cirugías al año, previendo el servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología que se podrán beneficiar de esta técnica en torno a la mitad de los pacientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here