Un crucificado del siglo XVII al que se quiere dar vida de nuevo

No existe referencia contractual, aunque en un inventario de bienes de la Hermandad, datado en 1676, se hace referencia a una imagen similar.

0
80
clinica santa isabel

La Hermandad de la Santa Caridad y Misericordia recibirá en 2021 un total de 8.000 euros de las arcas municipales para restaurar un Cristo crucificado que data del siglo XVII, es una de las imágenes más antiguas del templo y del resto de iglesias de la localidad.

Esta partida económica se incluye en el Presupuesto Municipal de Arahal del próximo año aprobado recientemente Es la única de estas características y supone una de las novedades del documento junto con otras tres partidas de 5.000 euros que se destinarán a sufragar los gastos de tres bandas de Arahal, las Agrupaciones Musicales de Santa María Magdalena y Nuestra Señora de la Victoria y la de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús. La pandemia ha puesto en una situación complicada a estas bandas que han tenido que seguir pagando los gastos sin la entrada de dinero de los contratos principalmente en torno a la celebración de la Semana Santa

Estudio diagnóstico

Francisco J. García Brenes, conservador y restaurador, ha realizado un estudio diagnóstico de la imagen que aparece publicado en la última revista de la Hermandad. En el mismo explica su importancia histórica y artística. Este mismo proyecto fue presentado en el Ayuntamiento de Arahal.

En cuanto a su origen, no existe referencia contractual, aunque en un inventario de bienes de la Hermandad, datado en 1676, aparece una descripción de la cabecera de la antigua ermita, ubicada al fondo del patio del templo actual, donde estaban “la imagen y hechura del Santo Cristo amarrado a la columna, de madera, que tiene la advocación del Santo Cristo de la Misericordia” y también especifican que “a ambos lado estaban dos altares” y en uno de ellos se encontraba el “Santo Cristo Crucificado”. 

El estado de conservación de la imagen es, según el estudio realizado por el conservador, “tan deficiente que hace peligrar su integridad”. En su descripción especifica que la imagen responde al patrón barroco del Cristo crucificado de la mitad del siglo XVII. Es una imagen fijada por tres clavos a una cruz plana. La orientación de la cabeza caída sobre el pecho se oriente hacia el devoto que se postra a sus pies.

Este crucificado estuvo muchos años oculto al público al encontrarse en las dependencias claustrales de la orden hospitalaria que se encargó durante años del cuidado de los ancianos residente en las dependencias contiguas al templo sede de la Santa Caridad y Misericordia.

Mal estado de conservación

Cuando las Hermanas del Rebaño de María abandonan el Hospital del Santo Cristo en el año 1991, la imagen pasa a formar parte de la imaginería del templo. Entonces se reubicó en el muro de fondo del coro alto, un lugar poco accesible para los feligreses.

Recientemente, y ante la importancia de la imagen, la mayordomía de la Hermandad consideró la importancia del Cristo y lo pasó a un hueco de hornacina situado en la nueva Sacristía.

Pero, al mismo tiempo que se ponía en valor la importancia de la imagen, han visto el mal estado de conservación en el que se encuentra por lo que han comenzado a buscar vías de financiación para poder restaurar esta imagen.

En la descripción que realiza el restaurador  define a un Cristo en la cruz fijado con tres clavos, “careciendo de corona de espinas y potencias u orificios que indiquen su uso, no tiene ningún aditamento sobrepuesto. Los ojos y la boca están entreabiertos. La expresión del rostro es austera”.

Descripción de la talla

Y continúa explicando en el informe que “el desnudo es realista, bello y bien proporcionado, aunque no exaltado y sin exageraciones anatómicas. Este estilo estilizado transmite serenidad huyendo, por lo tanto, de fórmulas exageradamente barrocas. El paño de pureza es de pliegues suaves. La composición muestra a la vista parte de la cadera derecha con el paño de pureza sujeto fuertemente por una cuerda atada a la cintura, sobre la que se forma un recogimiento de la tela. Asimismo, el sudario tiene un extremo volado que imprime un dinamismo que contrasta con la serenidad de la talla”.

Patricia del Pozo, consejera de Cultura, visitó la iglesia en octubre del año pasado para informarse sobre el proyecto de adaptación de las instalaciones del antiguo hospital. De paso, los representantes de la Hermandad le enseñaron el templo y parte de su patrimonio, entre el que se cuenta este Cristo Crucificado y el Altar Mayor, ambos en proyecto de restauración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here