Un repaso a las albercas de toda la vida de Cazalla de la Sierra

Un documental que se rueda en estos días recoge la historia y utilidad de unas construcciones que en algunos casos son históricas.

0
4

Fermín Cabanillas. El pasado 23 de mayo comenzó el rodaje del documental “Albercas, legado de historias y vida”, segunda obra artística dirigida por el actor, director y productor Antonio Augusto Arrebola (Canela en Rama Producciones).  Se trata de un proyecto colaborativo que se desarrollará principalmente en el municipio sevillano de Cazalla de la Sierra, con significativos escenarios entre los que destaca el Monasterio de la Cartuja.

LA FUNCIONALIDAD DE LAS ALBERCAS

La mano de obra del ser humano, en el transcurso de los años, ha ido transformando la esencia de algunos parajes naturales hasta dejarlos, en muchas ocasiones, completamente irreconocibles; sin embargo, todavía se siguen conservando algunas charcas, pilares o albercas. En este reportaje, Augusto Arrebola ha querido resaltar la notoria evolución y el contraste existente entre la funcionalidad que tenían las albercas en la antigüedad y la funcionalidad que tienen hoy en día.

Actualmente, en Cazalla de la Sierra -perteneciente al parque natural Sierra Norte de Sevilla -se preserva un considerable número de albercas que guardan grandes historias de muchos de los vecinos de la localidad. Muchas de ellas recogidas en este documental en el que se ha querido abordar, además, algunas problemáticas del medio ambiente, tales como las sequías o el calentamiento global, que repercuten directamente en la vida que se contempla en las albercas; así como la creciente necesidad de crear una simbiosis: cuidar al ecosistema para que él nos cuide a nosotros.

UN EQUIPO COMPLETAMENTE ANDALUZ

Al igual que hizo en su Ópera Prima “Jaque al Descubierto” (2018), el director ha querido apostar de nuevo por un equipo de técnicos jóvenes y de origen andaluz; entre los que destacan Isabel Villanueva como ayudante de dirección (“Así que pasen cien años” y “El mate de Morphy”), Ginés Cirera como director de fotografía y Álvaro Lara como jefe de sonido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here