Una cooperativa más que solidaria

La comunidad sanitaria de Marchena ha recibido equipos de protección individual, tales como monos de tela y gafas, gracias a una cooperativa local.

0
185
La ayuda se presta de muchas formas en estos días.

Sara Rojas Abadía. Marchena vuelve a mostrar la cara más solidaria del ser humano con un nuevo gesto de generosidad en la lucha para frenar la pandemia. En esta ocasión, ha sido la Cooperativa Agraria San Isidro Labrador, conocida por sus siglas Casil, quien ha colaborado con la comunidad sanitaria del municipio donando equipos de protección individual, tales como monos de tela y gafas.

Según cuenta el presidente de Casil, Vicente Castro, la decisión la han tomado de forma un tanto “improvisada”. “Esta mañana vi que los técnicos sanitarios de la ambulancia estaban en la Cooperativa comprando particularmente el material, con sus propios medios. Hasta ahora no había caído en que les podía servir”. Fue entonces cuando se les ocurrió que donar este material podía ser una buena iniciativa, “porque son ellos los que nos van a cuidar”.

Por eso, cuando los técnicos se marcharon, compartieron la propuesta con el resto de los miembros que componen el Consejo rector y “prácticamente se aprobó in situ”. En seguida se pusieron en contacto con el equipo sanitario y les pidieron que fueran a la Cooperativa. “No les dijimos para qué. Cuando llegaron teníamos el material preparado, se emocionaron muchísimo”.

Mensaje de unión y solidaridad“Ha sido muy emotivo”, recuerda el presidente de la Cooperativa. El equipamiento donado es el que normalmente utilizan los fitosanitarios para realizar su tarea en el campo. A partir de ahora también le servirá de ayuda al equipo técnico y sanitario de la localidad marchenera, que de momento cuenta con cuatro casos confirmados por coronavirus.

Vicente Castro asegura que “todo lo que podamos hacer es poco”. Y en este sentido se ha pronunciado Casil a través de su página web: “nos enfrentamos a un enemigo invisible que no entiende de fronteras, de edades ni personas y es cuando más debemos estar unidos y en los gestos podemos ver con claridad la grandeza del ser humano. Las muestras a veces insignificantes de solidaridad o simplemente una sonrisa aportan esa esperanza y el bálsamo que nos ayuda a seguir peleando“.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here