Una original exposición con el blanco como nexo en Alcalá de Guadaíra

La exposición, que reúne unas 50 obras, arranca con un lienzo en blanco que simboliza una de las connotaciones de este color.

La muestra se puede disfrutar en estos días en el museo de Alcalá.

SBN. La alcaldesa de Alcalá de Guadaíra, Ana Isabel Jiménez, ha destacado la originalidad de la muestra y la posibilidad que ofrece para “acercarse a un conjunto de obras muy diverso desde un punto de vista diferente, con un hilo conductor a través del color blanco que configura una forma muy atractiva de acercarse a obras de gran calidad y de realizar interesantes comparativas y reflexiones”.

La exposición, que reúne unas 50 obras, arranca con un lienzo en blanco que simboliza una de las connotaciones de este color, el vacío y el miedo que genera en los creadores. Sigue luego con piezas en las que el blanco adquiere protagonismo asociado a la figura femenina.

Un bailarina de Ramón Monsalves o la flamenca de un cartel de feria de Jesús Alcarazo. Frente a ellas se encuentran en la muestra dos esculturas romanas halladas en Alcalá, dos cabezas de hombre y de mujer. Piezas que, en un contexto distinto al que suelen ocupar cuando se expone vinculadas a discursos históricos, refuerzan en este caso su carácter de obra de arte por encima el de elemento arqueológico.




Patios andaluces. El recorrido por el blanco, sus matices y su simbología sigue por un repertorio de patios andaluces. Espacios cerrados de edificios de distintas épocas pero que tienen en común el predominio del blanco en sus paredes como fondo sobre el que se despliegan los aditamentos que los identifican.

El blanco de los molinos harineros de Alcalá que figura como elemento clave en muchos cuadros de paisajes del río Guadaíra es otro de los elementos que conducen al espectador por la exposición. Un color que contrasta con el verde de su entorno y que asociado a un elemento geométrico como son los volúmenes de los molinos en oposición a los contornos difusos de la vegetación.

Un elemento que es piedra de toque para los pintores por la complejidad que supone su integración en muchas obras y que abre la puerta a diversas interpretaciones de los artistas. Hay más paisajes “en blanco” en la exposición con las vistas de las laderas de casas blancas de Granada o del cerro del Castillo de Alcalá, calles de la ciudad, paisajes urbanos, también de celajes que juegan con las tonalidades de blanco de un día nublado sobre la vista urbana de Alcalá. Obras de autores como Luis Caro, Javier Hermida, Recacha, Claudio Sánchez o Luis Romera.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.