Una psicóloga del Sagrado Corazón aconseja transmitir alegría y confianza a niños en vuelta al colegio

Los niños necesitan el colegio no sólo para mejorar su formación académica, sino para relacionarse, convivir, jugar, y en algunos casos para encontrar un entorno seguro. 

0
298

Redacción. Ya llegó septiembre y con él, la unas veces deseada y otras odiada, vuelta al cole.  Paloma Carrasco, psicóloga del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, aconseja a los padres “transmitir entusiasmo y alegría a sus hijos por volver a las aulas, dándoles confianza de que las cosas irán bien”.

Es lógico tener dudas en estas circunstancias tan inciertas, recalca la psicóloga, hasta ver cómo evolucionan los datos de contagio y los avances en cuanto el tratamiento y vacuna contra la enfermedad.

Desde el punto de vista psicológico, la experta explica que es importante aceptar que los niños necesitan ir a la escuela por muchos motivos y aunque el último trimestre del curso pasado, hemos sido capaces de “sobrevivir”, muchas familias se han visto perjudicadas y por ende muchísimos niños. “Los niños no solo acuden al colegio a mejorar su formación académica, labor difícil de compensar en casa, mientras la mayoría de los padres y madres trabajamos y tenemos horarios complicados, sino que acuden también a relacionarse con iguales, a convivir, a jugar, a hacer ejercicio, incluso en un sector importantísimo de niños en situación de exclusión o dificultad, a encontrar un entorno seguro y estable que les proporcione lo que su hogar no puede ofrecerles”.

Se hace por todo esto indispensable que pongamos todo nuestro empeño en que las escuelas abran con la mayor normalidad posible y poner todos los medios para que esto se lleve a cabo. En opinión de Carrasco, es fundamental ofrecer seguridad y protección a profesores y alumnos y destinar recursos para que además de los protocolos de higiene, se puedan mejorar las aulas en calidad y cantidad.

No trasmitir inseguridad y miedos

Aun así, como el terreno sigue siendo incierto, la psicóloga considera que “los padres tenemos una labor importante en no trasmitir inseguridad y miedos a nuestros hijos”, aunque aboga por hablar con claridad a los niños de la vida y todos sus menesteres, en esta ocasión, y teniendo en cuenta la edad como factor decisivo que marca la diferencia, aconseja trasmitir seguridad por volver a las aulas, explicarles que las circunstancias especiales son temporales y que tienen un papel importante en todo lo que está sucediendo. “No podemos olvidar que en la escuela los niños están acostumbrados a seguir normas y obedecer, sin que esto resulte traumático en absoluto” apostilla.

Así, este año, la psicóloga apuesta por decirles a los más pequeños, que simplemente “las normas serán distintas, y que sus profesores estarán cuidándolos como siempre”. Debemos suponer también, si las cosas se han hecho bien en casa, que los mayores de 6 años están ya acostumbrados al uso de la mascarilla y al lavado frecuente de manos. “Suele ocurrir que los niños normalizan antes que los mayores los cambios y se adaptan a ellos más rápido y mejor que nosotros “sentencia.

Respecto a las ganas de aproximarse a sus compañeros, y teniendo en cuenta una vez más las diferencias de edad y los distintos datos de contagio que tenemos según la misma, hay que convencerles de que “podemos expresar emociones y sentimientos de muchas maneras que no necesariamente requieren el contacto físico”. Las actividades fuera del aula cobrarán protagonismo continúa y “se pueden hacer muchos juegos y dinámicas grupales que favorezcan la interacción y el aprendizaje”.

Innovar y crear nuevas formas de aprender y gestionar el tiempo

Respecto a los más mayores la especialista opina que debemos exigirles más responsabilidad, “hay cierta sensación de que la pandemia les ha “robado” algo de vida, y creo que deberíamos hacer lo contrario, ver en todo esto una oportunidad de mejora y superación”. Los momentos de dificultades pueden ser grandes oportunidades para innovar y crear nuevas formas de aprender y gestionar el tiempo. “Quizá ha llegado la hora de que el aprendizaje más importante no lo marquen la suma de adquisición de conocimientos y podamos sacar un nuevo modelo de enseñanza”.

Por último, Paloma Carrasco concluye manifestando que el mundo está cambiando y hay que fomentar la confianza en que todo pasará, “superaremos el Covid-19 como tantas otras cosas se han superado, volveremos a convivir de manera más afectuosa y cercana a nuestros compañeros y seres queridos, mientras, debemos aprender a ser felices en estas nuevas circunstancias, poniendo cada uno nuestro granito de arena”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here