Alcalá de Guadaíra sigue los pasos del cantaor flamenco Joaquín el de la Paula

La ruta, enmarcada dentro del programa municipal ‘Paseando por Alcalá’, ha llevado a los participantes por lugares emblemáticos de esta importante figura internacional del flamenco local.

0
181

Redacción. Alcalá de Guadaira ha vivido en la mañana de este sábado 24 de octubre una visita guiada patrimonial y artística con la que se rendía homenaje a uno de los más importantes cantaores locales, Joaquín el de la Paula, a quien la historia le agradece incluir con letras mayúsculas Alcalá de Guadaíra en el panorama internacional del flamenco. El XIX programa municipal de divulgación del patrimonio local ‘Paseando por Alcalá’ ha elegido esta fecha coincidiendo con el 40 aniversario del Festival Flamenco que lleva su nombre.

Los pasos de Joaquín

Una ruta circular guiada por la profesora de Historia y Geografía y cantaora criada en el mismo barrio de San Miguel, Saray Benítez, ha llevado a los participantes a seguir los ‘Pasos de Joaquín’. Desde sus características familiares y personales, a la dificultad para sobrevivir de la época y su aportación por su gran talento, aunque no único en la zona (Manolito María, Bernardo el de los Lobitos, Platero…), para engrandecer el flamenco alcalareño para el mundo.

Los pasos de Joaquín han ido acompañados de explicaciones culturales y urbanísticas del entorno del castillo y sus peculiares calles, así como de iniciativas y proyectos municipales o de iniciativa ciudadana que se han realizado para divulgar el papel del flamenco y la proyección del barrio.

Recorrido

Comenzando por la Plaza del Duque -donde en 1924 se celebró el primer concurso de cante jondo en el que el propio Joaquín fue miembro del jurado proclamándose vencedor el célebre Antonio Mairena-, los participantes han llegado al entorno de la Plaza del Derribo. Allí han conocido aspectos sobre su crianza humilde y aspectos significativos de su vida, como su participación en la guerra de Cuba o su viudez prematura y traslado a la calle Benagila.

Por la calle de San Miguel, el paseo empezó a tomar camino del castillo, adonde se mudó Joaquín tras su segundo matrimonio y donde su dedicación al cante, aún con míseras recompensas, le llevó a formar parte de este arte para siempre, Joaquín y la Soleá de Alcalá. Actualmente algunos azulejos con códigos QR repartidos por el barrio llevan al visitante a sus sentidas letras por soleá derivados de programas de difusión de su figura y su repercusión cultural, o pintadas con estrofas en algunos muros que la vecindad aún conserva para su memoria.

Otros rincones

Cruzando el arquillo y por la calle León XIII el paseo destaca la evolución de las cuevas de la zona y la urbanización de algunas casas que las integraron en su distribución al estilo del Sacromonte granadino. Aún se estudia en qué cueva concretamente vivió Joaquín, aunque algunos vecinos proclaman que fue en la suya, y hasta encariñadas pancartas lo proclaman.

La ruta ha llevado a este grupo de visitantes (menor que otros años por la prevención ante el COVID) tanto al Centro San Miguel, instalación municipal restaurada como centro cultural del barrio y motor dinamizador del flamenco como vía turística, como a la calle Arrabal y la peña flamenca del barrio donde literalmente se siguen sus pasos.

Final del trayecto

Por la calle Cadoso (conocida coma Camino de Joaquín el de la Paula) la visita hacía una de sus últimas paradas en el Arco de San Miguel -primer cartel del Festival Flamenco que se ha reproducido este año con motivo del 40 aniversario-, para concluir en la Plaza del Perejil, donde se recordaba la Venta Platilla y su importante papel en el flamenco de la época.

El programa ‘Paseando por Alcalá’ se cerrará el 7 de noviembre con la ruta ‘Paseando por San Roque, el calvario de Alcalá’, dirigida por el Hermano Mayor de la Hermandad de Jesús Nazareno, Vicente Romero. Reservas gratuitas adelantadas en el teléfono  955796425  a partir del 3 de noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here