Cabimer se une a la realización de pruebas PCR para la detección de Covid-19

El Instituto de Salud Carlos III ha validado al centro sevillano para la realización de estas pruebas.

0
509
Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.
clinica santa isabel

Redacción. El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha validado al Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (CABIMER) para la realización de pruebas PCR encaminadas a la detección de la COVID-19. CABIMER es un centro mixto de la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

El centro, con sede en la Isla de la Cartuja, ha sido uno de los 30 nuevos laboratorios de centros de investigación y universidades que se ponen a disposición de las comunidades autónomas para realizar pruebas de PCR para el diagnóstico de COVID-19. Esta treintena de instalaciones se unen a las 24 que ya habían sido validados por el (ISCIII), entre las que ya figuraba el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS). Ya son 54 los laboratorios que se ponen a disposición de las comunidades autónomas para realizar estas pruebas.

Se ha establecido un nuevo procedimiento por el cual los centros de investigación y universidades que disponen de capacidades para realizar este tipo de pruebas tienen que enviar una Declaración Responsable al Ministerio de Ciencia e Innovación en la que informan de que cumplen una serie de requisitos de bioseguridad, medios técnicos y personales.

Hasta 30 centros han enviado la Declaración Responsable, procedimiento que sigue abierto para otros laboratorios que cumplan con estos requisitos. Ahora son las comunidades autónomas las que tienen que confirmar que cuentan con su apoyo y les suministran las muestras para realizar las pruebas y el proceso de validación de las mismas.

Los requisitos

– Disponer de personal formado en técnicas de biología molecular.
– Tener capacidad para trabajar con muestras infecciosas de nivel 2, cabina de bioseguridad y equipos adecuados.
– Disponer de capacidad para producir reactivos de inactivación.
Manejar técnicas de extracción por medios propios que no resten capacidades a los centros hospitalarios.
– Poder realizar PCR por medios propios o mediante kits comerciales.
– Tener personal capacitado para validar informes de análisis clínicos; en caso de no disponen de este servicio, la validación la realiza un hospital, personal sanitario o los servicios de salud pública de la comunidad autónoma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here