25 junio 2024
Hospital Sagrado Corazón

Cardiólogos pediatras del Virgen del Rocío implantan un chip para controlar a distancia la hipertensión pulmonar

Redacción. Un equipo de cardiólogos y hemodinamistas pediátricos del Hospital Virgen del Rocío ha implantado con éxito el primer dispositivo Cardiomens en un paciente pediátrico de la sanidad pública andaluza, siendo además el segundo centro de Europa en hacerlo. Se trata de un chip que, a pesar de ocupar solo unos milímetros, mide y controla cómo aumenta la presión pulmonar antes de que el paciente llegue a sentir ningún síntoma.

Hasta la fecha, este dispositivo se ha utilizado de manera habitual en adultos con muy buenos resultados. La novedad está en que nunca se ha probado en menores de edad aunque los pediatras del hospital sevillano presuponen que sus resultados serán igualmente positivos y muy útiles, ya que los niños pueden tener más dificultades que los adultos para detectar esos primeros signos de empeoramiento de la enfermedad.

De ahí que hayan solicitado al Ministerio de Sanidad su uso compasivo para el que sería el primer paciente al que se le implanta en el Hospital Infantil. El agravamiento de su enfermedad ha sido la razón que ha motivado la acción de los profesionales

Paralelamente, estos especialistas van a participar en un ensayo clínico con otros hospitales españoles, liderado desde el Hospital de La Paz de Madrid, para incluir un número mayor de casos, estudiar las ventajas y seguridad de este chip. Su objetivo es poder cambiar la práctica clínica y que los niños y adolescentes puedan beneficiarse también de él en caso de que se confirmen los resultados positivos.

Hospital Sagrado Corazón

Las guías clínicas recomiendan a los cardiólogos pediatras realizar cateterismos de control periódicos a estos pacientes para comprobar cómo evoluciona la enfermedad y tomar, en función de los resultados, medidas terapéuticas.

De este modo, el chip evita tener que someter a estos pequeños a la anestesia general necesaria para poder practicar esta técnica. Por otro lado, permite hacer mediciones a distancia y a tiempo real de la presión pulmonar, sin que el paciente tenga que acudir al Hospital Infantil. Así, los especialistas pueden, por control remoto, acceder al estado del paciente en cualquier momento.

Caja Rural hipoteca joven

La colocación del dispositivo Cardiomens se hace en la sala de Hemodinámica, y en este primer implante han colaborado los doctores Inmaculada Guillén y Félix Coserria. Al finalizar, entregaron al paciente, de 17 años, un receptor electrónico con forma de almohada para realizar mediciones en su domicilio que son trasmitidas de forma inalámbrica a un sitio web seguro al que pueden acceder los profesionales.

Para la medición, sólo tiene que tumbarse en su cama y apoyar la espalda sobre el dispositivo, que se activa por contacto de manera automática.

La medición permanente de las constantes pulmonares permite ver, a tiempo real, qué sucede cuando el menor manifiesta un malestar que pueda estar relacionado con la patología. O bien, registrar cómo le está sentando un tratamiento, por si hay necesidad de subir o bajar la dosis, o retirarlo o cambiarlo, por ejemplo.

La hipertensión pulmonar es una enfermedad rara, mortal y hasta el momento incurable, que afecta tanto a adultos como a niños. En España hay 15 casos por millón de habitantes. Afecta a la circulación pulmonar produciendo un aumento de la presión.

El paciente siente entonces una disminución de su capacidad ante el ejercicio, falta de aire y fallo cardíaco en la etapa final de enfermedad.

Los especialistas de Cardiología Pediátrica atienden a unos 25 menores por esta enfermedad. No todos ellos son candidatos a la colocación del chip, según los profesionales, ya que los pacientes tienen que cumplir con un determinado perfil que se estudia en la consulta.

Hospital Ramón y Cajal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hospital Ramón y Cajal
Hospital Santa Isabel

Notas de prensa