Comienzan los trabajos de restauración de la Cruz de Cerrajería del Barrio de Santa Cruz

0
119
Según algunos historiadores, la decoración de la cruz da nombre a la calle Sierpes.
Según algunos historiadores, la decoración de la cruz da nombre a la calle Sierpes.

Redacción. Los trabajos de restauración de la Cruz de Cerrajería, ubicada en el Barrio de Santa Cruz, ya han dado comienzo, en el marco de la estrategia de mejora de la conservación y el mantenimiento de los bienes patrimoniales de la ciudad que lleva a cabo la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla. En este caso la actuación consiste en la retirada del barniz existente mediante aplicación de calor con llama y aplicación de un nuevo protector como capa de sacrificio. La actuación tiene un presupuesto de 10.812 euros y acabará a lo largo del mes de septiembre.

Es un monumento de enorme valor patrimonial e importancia para la ciudad y el barrio de Santa Cruz que tratamos de proteger y devolver al mejor estado posible respondiendo al compromiso que tiene este gobierno con el patrimonio y a las peticiones de vecinos y vecinas del barrio”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz, quien ha visitado las obras de restauración.

La Cruz de Cerrajería, obra de Sebastián Conde, fue colocada el 1 de noviembre de 1692 en la Plaza de la Cerrajería, en la confluencia con Sierpes, en sustitución de una anterior de madera. Para algunos historiadores, las cuatro cabezas de dragones o sierpes que la decoran dieron nombre a la más popular de las calles de Sevilla. Alejandro Guichot en su libro ‘El Cicerone de Sevilla’, expone que el verdadero nombre de la Cruz de la Cerrajería fue el de Cruz de las Sierpes, o Serpientes.

Por razones de protocolo fue desmontada cuatro veces (1729, 1796, 1816 y 1847) y tres veces repuesta en su lugar de origen, siempre a petición de los vecinos dados sus antecedentes milagrosos. En todas las ocasiones se trasladaría al vecino Convento de Nuestra Señora de la Consolación (Monjas Mínimas). Hasta que desamortizado en 1868, la Cruz fue enviada al recién creado Museo de Bellas Artes. Pese a las reticencias del Museo de desprenderse de la Cruz, el Ayuntamiento de Sevilla la recuperó e instaló definitivamente en la Plaza de Santa Cruz en 1918. En este su definitivo emplazamiento, se levantó sobre una grada de fábrica de ladrillo.

La Gerencia de Urbanismo ya realizó obras de restauración sobre este Bien hace tres años, que implicaron el desmontaje de la Cruz pieza por pieza, para proceder a una minuciosa operación de limpieza, consolidación y recuperación de elementos originales. Esos trabajos permitieron frenar el avanzado estado de corrosión que afectaba al hierro y reponer los numerosos elementos que se habían ido desprendiendo a lo largo del tiempo. Tiempo después de estos trabajos y al objeto de garantizar su adecuada preservación, se vuelve a intervenir sobre este conjunto monumental, con el fin de aplicar sobre el mismo tratamientos de conservación.

Esta nueva intervención en la Cruz de la Cerrajería se suma a las que recientemente ha acometido la Gerencia de Urbanismo para la conservación de monumentos urbanos, como las realizada sobre la escultura de Martínez Montañés, en la plaza del Salvador; el monumento a las Tres Cruces, en el barrio de Santa Cruz; el busto de Pastora Imperio, en la calle O´Donnell; o los obeliscos de entrada en el que fuera recinto de la Exposición de 1929. Asimismo, en los próximos días comenzarán las obras de conservación sobre el monumento a Murillo, en la plaza del Museo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here