Corbatas para Pedro Sánchez desde Sevilla

‘Balbino Bernal’, ha enviado hoy al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un paquete bastante original: una caja con tres de las mejores corbatas que vende en sus tres tiendas, para mostrarle “la calidad de nuestro género y que necesitamos su ayuda, no lo contrario"

0
31

Fermín Cabanillas. El empresario sevillano José Balbino Arroyo, responsable de la firma ‘Balbino Bernal’, ha enviado hoy al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, un paquete bastante original: una caja con tres de las mejores corbatas que vende en sus tres tiendas, para mostrarle “la calidad de nuestro género y que necesitamos su ayuda, no que una ocurrencia nos puede hacer volver al fango en el que hemos estado dos años”.

Balbino ha tenido esta idea fruto de la indignación que tuvo cuando el pasado viernes escuchó al presidente del Gobierno recomendar a la población que, para evitar sufrir los efectos del calor, se dejasen de usar corbatas.

Empresario desde los 22 años

Lleva siendo empresario desde los 22 años. En su día fundó ‘Balbino Bernal’, la marca de sus tiendas que se reparte por dos centros comerciales de la provincia, Lagoh y Aire Sur de Castilleja de la Cuesta, con una tienda en la calle Sierpes y un centro de distribución en Castilleja.

En las instalaciones de Lagoh ha preparado el paquete y lo ha enviado vía mensajería al Palacio de. La Moncloa: “quiero que sea un detalle, que el presidente recapacite, que piense que una frase como la que soltó puede ser la ruina para gente que llevamos más de dos años pasándolo muy mal”, ha dicho.

Unos clientes observan algunas de las corbatas de la tienda de Balbino Bernal en Lagoh.

La responsable de la tienda en Lagoh es Silvia Méndez, una joven que no crédito a lo que escuchó al presidente, sobre todo porque “está claro que una chaqueta puede dar calor, pues te la quitas y ya está, pero ¿una corbata? Es algo elegante, algo que distingue a quien la lleva, que no da calor ni mucho menos”, dice.

«Pueden ser unas palabras muy dañinas»

Silvia pone el acento en que unas manifestaciones como las del presidente “pueden ser muy dañinas en un lugar como Sevilla, donde siempre hay una celebración, y si no hay una feria hay una procesión, una comunión, una boda o un grupo de amigos que quieren salir arreglados y ponerse una corbata elegante”.

Por ahora, explica, las palabras del presidente no están teniendo mucha repercusión “porque las ventas siguen igual, pero sí es cierto que la gente las comenta como anécdota”, pero, por si acaso, le piden prudencia ante comentarios que “pueden ser ingenuos, pero muy dañinos”.

Las corbatas para el presidente van camino de La Moncloa, y seguramente las tenga en su despacho cuando regrese de su viaje por Europa del Este, para que la pueda usar en un acto público o incluso en alguna cita informal en las vacaciones que iniciará en los próximos días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here