La US nombre a ocho nuevos Doctores Honoris Causa

La US crea la Oficina de Análisis y Prospectiva.

0
23

Redacción.  El Claustro de la Universidad de Sevilla ha aprobado el nombramiento de ocho nuevos Doctores Honoris Causa, tres de ellos a propuesta del rector, Miguel Ángel Castro, y los cinco restantes a propuestas de distintos departamentos y/o centros cubriendo todas las áreas de conocimiento.

A propuesta del Rector se ha concedido esta distinción al ex presidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo, quien fue alumno de la US; a Enrique Luis Graue Wiechers, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México y a la cantaora Carmen Pacheco Rodríguez (Carmen Linares), Premio Princesa de Asturias de las Artes 2022.

Castro ha justificado su propuesta de manera conjunta porque las tres personalidades suponen “una reivindicación institucional del sistema universitario público andaluz y un reconocimiento a la Comunidad Autónoma de Andalucía como principal responsable del desarrollo e implantación de un sistema público universitario en todo el territorio andaluz. Además, declara nuestra naturaleza académica universal como centenaria institución universitaria y enfatiza nuestras raíces americanistas, especialmente oportuna en estos momentos, con una estrecha alianza con México y con la Universidad Nacional Autónoma de México, la universidad más grande de toda Hispanoamérica. Al mismo tiempo, expresa nuestro compromiso decidido y mantenido con la cultura como motor principal de transformación de la Humanidad, singularizando el arte flamenco como patrimonio cultural inmaterial de Andalucía y el papel de la mujer en su desarrollo y construcción. Coincide esta propuesta con la tramitación actual de la Ley del Flamenco en el Parlamento de Andalucía y con la dolorosa pérdida de nuestro Rector Rafael Infante, flamencólogo y creador de la Cátedra de Flamencología en nuestra Universidad”.

Junto a estas tres personalidades, el Claustro también ha aprobado la concesión del Doctorado Honoris Causa a cinco grandes investigadores de las cinco ramas de conocimiento.

En la rama de Ciencias a Takaaki Kajita (Saitama, Japón, 1959), Premio Nobel de Física por el descubrimiento junto a otros dos premiados del de las oscilaciones del neutrino, que demuestra que los neutrinos tienen masa. Forma parte de los experimentos T2K y SuperKamiokande que se desarrollan en Japón y en los que están involucrados más de 70 instituciones de 12 países de todo el mundo, entre ellas la Universidad de Sevilla.

En la rama de Arte y Humanidades a Dominik Faust (Alemania,1954), personalidad relevante en el ámbito de la geomorfología y la geoarqueología. Conocido y respetado por sus destacados estudios del cuaternario, profesor invitado con numerosos estudios con la Universidad de Sevilla desde hace más de 30 años.

En la rama de Ciencias de la Salud a Amparo Belloch Fuster (Ciudad, 1952), presidenta de la Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología, figura altamente destacada en el panorama nacional e internacional como docente, clínica e investigadora de primer nivel centradas en el espectro obsesivo-compulsivo.

En la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas a José Manuel González Páramo (Madrid, 1958), Cruz Alfonso X el Sabio, Premio Institut D’Estudis Financers a la Excelencia Financiera por su trayectoria profesional en 2010 y Premio del Círculo de Empresarios, Doctor Honoris Causa por la UMA en 2011, académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.

Y en la rama de Ingeniería y Arquitectura a Carme Pinos i Desplat (Barcelona, 1954), Premio Nacional de Arquitectura de España 2021. Sus edificios y proyectos han supuesto un ejercicio de libertad inédito, que anteponía la integración en el entorno y la experiencia de sus futuros usuarios a cuestiones de aspecto o de programa. En una de las pocas universidades españolas en las que ha participado es en la Universidad de de Sevilla, en dos ocasiones.

OFICINA DE ANÁLISIS Y PROSPECTIVA

La Universidad de Sevilla ha creado una Oficina de análisis y prospectiva con el fin de aglutinar todos los datos en un mismo servicio. Se estructura en tres observatorios que trabajan de manera coordinada entre sí: el observatorio económico y de gestión, el académico y el de I+D+i.

La vicerrectora de Análisis y Planificación Estratégica de la US, Carmen Barroso, ha presentado en el Claustro este nuevo servicio, que nace como respuesta al compromiso del equipo de gobierno de poner en marcha una estrategia ‘centrada en los datos’.  El objetivo final de esta Oficina es implantar, a largo plazo, un sistema centralizado para la gestión de toda la información de la US. Con ello, se persigue dar soporte a la toma de decisiones de los órganos de gobierno, así como contar con un instrumento que, de manera sistematizada, sencilla y transparente, informe a la sociedad de aspectos destacados de la actividad universitaria.

Para alcanzar este objetivo, la Oficina ha diseñado un plan de actuación para los próximos años en el que se detallan sus distintas etapas y su metodología. El trabajo se realizará por ‘proyectos’, para que de forma gradual se incorporen a este sistema unificado de gestión de la información, las diferentes áreas de actividad de la Universidad de Sevilla.

La Oficina de análisis y prospectiva de la US generará dos tipos de informes o análisis. El primero de ellos será de carácter interno y estará a disposición del área o áreas de servicio analizadas. Contará con información a tiempo real de todos los datos y servirá tanto para sistematizar y unificar la información, como para facilitar la actividad diaria. El segundo tipo de informe son los denominados públicos. En ellos se mostrará la información de interés para terceros. Desde este momento, y a disposición de todos los interesados, está el informe público interactivo correspondiente al Centro de Formación Permanente de la US. Para su correcta interpretación, es recomendable visitar previamente el glosario de los términos en él empleados.

RÉGIMEN DISCIPLINARIO

El Claustro de la Universidad de Sevilla ha aprobado por asentimiento los proyectos del Reglamento de régimen disciplinario de los estudiantes y de las Normas de Convivencia, adaptándose así a la normativa nacional de convivencia universitaria que, además de derogar el reglamento de 1954, introduce nuevo régimen de infracciones y sanciones disciplinarias e introducen novedades importantes. La US es la primera universidad de España en llevar a cabo esta reforma y será referencia para el resto de Universidades.

Una de esas novedades es la posibilidad de que los procedimientos disciplinarios del alumnado puedan finalizar con un proceso de mediación y de este modo se apliquen medidas sustitutivas de carácter educativo o recuperador en lugar de sanciones para las faltas disciplinarias graves. Estos cambios legislativos han exigido la aprobación del Reglamento de régimen disciplinario de los estudiantes de la US, que se complementa con las Normas de Convivencia. Ambos proyectos se han elaborado simultáneamente, siguiendo un procedimiento en el que han participado todos los sectores de la comunidad universitaria.

Las medidas sustitutivas se podrán aplicar en caso de que la infracción sea grave y consiste en la participación o colaboración del estudiante sancionado en actividades formativas, culturales, de salud pública, deportivas, de extensión universitaria y de relaciones institucionales u otras similares. El catálogo concreto de las medidas sustitutivas se aprobará por resolución rectoral. El desarrollo de estas medidas y los requisitos exigidos se recogen en el artículo 8 del reglamento.

Faltas disciplinarias

Las faltas disciplinarias de los estudiantes se califican como muy graves, graves y leves. Entre las faltas muy graves destacan: realizar novatadas, el acoso sexual, la discriminación por cualquier causa personal o social, incumplir las normas de salud pública poniendo en riesgo a la comunidad; y la falsificación de documentos académicos, el plagio total o parcial en un Trabajo de Fin de Grado, Trabajo de Fin de Máster o Tesis Doctoral.

Las sanciones disciplinarias aplicables a las faltas muy graves establecen la expulsión de dos meses hasta tres años de la Universidad de Sevilla y la pérdida de derechos de matrícula parcial, durante un curso o semestre académico. Las faltas muy graves prescribirán a los tres años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here