Finaliza la primera fase de las obras de la calle Tarfia, en el Distrito Bellavista-La Palmera

El Ayuntamiento concluye la primera fase de la reforma y continuará con una segunda fase en colaboración con residentes y entidades a través del programa Reaviva de la Gerencia de Urbanismo.

En la imagen, analizando la finalización de esta primera etapa de la obra.
En la imagen, analizando la finalización de esta primera etapa de la obra.

Redacción. El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo, ha concluido la primera fase de las obras de mejora integral de la calle Tarfia, en el Distrito Bellavista-La Palmera, tras la acción coordinada del propio distrito, la Gerencia de Urbanismo, la Delegación de Parques y Jardines y la colaboración de la Escuela de Arquitectura. Esta actuación ha sido visitada por el delegado del distrito, Joaquín Castillo, junto con colectivos, asociaciones de residentes y representantes de la Escuela de Arquitectura.

“Hemos conseguido mejorar sensiblemente una vía de importancia para el distrito que requería una transformación, que hemos ejecutado con un trabajo en el que hemos buscado la participación. Y vamos a seguir en esta línea con una segunda fase en la que se diseñarán los nuevos equipamientos de la calle para reforzar su naturaleza como espacio de convivencia”, explicó Castillo.

La primera fase se ha desarrollado en la zona norte de la calle, donde se ha mejorado el tránsito de peatones con la urbanización de la antigua zona terriza colindante a la banda de aparcamiento, que se ha ampliado hasta los 4,25 metros y se ha reordenado, pasando de cordón a batería, lo que ha multiplicado el número de plazas disponibles como demandaba la ciudadanía. También se ha ejecutado la recuperación y reorganización de espacios, así como el acceso a los servicios públicos, como son los contenedores de Lipasam, entre otras cuestiones. La construcción se ha realizado teniendo en cuenta todas las directrices establecidas en la normativa de accesibilidad vigente, lo que garantiza la eliminación de barreras arquitectónicas. El proyecto también contemplaba la renovación de la red de saneamiento que discurre bajo el acerado, así como la reubicación de los imbornales con objeto de facilitar el drenaje de las lluvias.




A continuación, se ha llevado a cabo la sustitución de pavimentos en la zona residencial de la vía, con orientación sur, y la ampliación de parterres en los que se van a ubicar, con la participación ciudadana, nuevos elementos vegetales junto a los ya existentes, con un presupuesto de más de 40.000 euros.

Los trabajos van a continuar con una segunda fase, que contempla la dotación de diferentes equipamientos dentro del Plan Reaviva que desarrolla la Gerencia de Urbanismo y que se encuentra en proceso de participación con residentes, entidades y asociaciones.



Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.