Jóvenes usuarios de San Juan de Dios con diversidad funcional ponen de relieve la importancia de la inclusión social

Chicos y chicas con discapacidad de la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra han organizado un acto para visibilizar las barreras a las que se enfrenta su colectivo.

0
38

Redacción. Los centros de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios de la provincia de Sevilla –Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra, nuevo Hospital San Juan de Dios de Nervión, y Hospital San Juan de Dios del Aljarafe- se han unido este viernes para amplificar el mensaje de apoyo a la inclusión hacia las personas con diversidad funcional en el marco del Día Internacional de las personas con Discapacidad.

En estos tres centros sevillanos de la Orden, jóvenes con diversidad funcional, usuarios del centro de Alcalá, han leído el manifiesto ‘A mí no me digas que no se puede’, que lleva el título de una comparsa escrita por Kike El Remolino y que pone de relieve la necesidad de este colectivo de obtener los apoyos necesarios por parte de las administraciones públicas y la sociedad para ser recibir un trato igualitario real. Con esta acción de sensibilización, el colectivo de personas con discapacidad ha querido llevar su mensaje más allá de su propio centro, trasladándose a otros puntos de la provincia de Sevilla que les permitiesen difundir su mensaje en otros entornos de atención sanitaria y sociosanitaria para amplificar sus voces.

En el nuevo Hospital San Juan de Dios de Sevilla, el presentador y humorista Manu Sánchez ha acompañado a los chicos y chicas de la Ciudad San Juan de Dios que se han desplazado hasta allí. El periodista sevillano ha participado en la lectura del manifiesto “para hablar de diversidad, y de la necesidad de que todos y todas encontremos nuestro lugar en el mundo, un lugar que tiene que traducirse en derechos: derecho de formar parte activa en la vida de nuestro barrio, de nuestro entorno más cercano, en el derecho a encontrar un puesto de trabajo digno, a tener voz en la vida pública de nuestros pueblos y ciudades, en el derecho de reclamar los derechos de las personas con diversidad funcional y que se tengan en cuenta” según recoge el manifiesto.

Las tres deportistas con discapacidad del Consejo Superior de Deportes Susana Marín, Lucía Utrilla y Rocío Brey, han acompañado a los chicos y chicas con diversidad funcional que se han desplazado hasta el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe para compartir la lectura de este manifiesto, gesto que ha llevado a cabo también el cantante Juani Calceteiro, de los Cantores de Híspalis, en la Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra. En la lectura, todos ellos han suscrito que “nos sumamos a esta iniciativa para visibilizar esta realidad y hacer valer las capacidades de todos ellos que son amigos, primos, hermanos, hijos, que podemos llegar a ser nosotros en un momento dado. Y quiero decir en voz alta y clara: ¡A mí no me digas que no se puede!”

Un manifiesto que quiere ser una llamada de atención

En esta emotiva lectura, han participado también las direcciones de los centros así como usuarios de los hospitales y personal sanitario, que han querido reivindicar que “la inclusión real y plena debe ser un objetivo que la sociedad debe plantearse de manera firme, más allá de la celebración de días como hoy, que nos sirven para llamar la atención y poner de manifiesto que queda mucho trabajo por hacer. Se trata de un compromiso que no solo atañe a estas personas y a sus familiares, sino en el que se tienen que involucrar administraciones públicas, instituciones y organizaciones privadas, y cada uno de nosotros”.

Durante el acto, todos los centros han proyectado un vídeo grabado por los jóvenes de la Ciudad San Juan de Dios, en el que pueden verse escenas de su trabajo diario en los diferentes recursos de atención a la diversidad funcional con los que cuentan. Junto a los terapeutas, profesores y cuidadores, los usuarios desarrollan una labor diaria para adquirir las herramientas necesarias que les permitan alcanzar el mayor grado de autonomía posible y formar parte activa de la sociedad.

Como broche final, todos los participantes en este acto, han salido a los exteriores de los hospitales para protagonizar una suelta de globos en nombre de todas aquellas personas que, como ellos, luchan cada día para derribar las barreras, visibles e invisibles, a las que tienen que enfrentarse.

San Juan de Dios atiende a 320 personas con discapacidad en Alcalá de Guadaíra

La Ciudad San Juan de Dios de Alcalá de Guadaíra es un centro que atiende a 320 personas de entre 3 y 65 años con diversidad funcional diariamente a través de diferentes recursos: el colegio de educación especial, la unidad de estancia diurna y la residencia.

Además, en el mismo recinto cuenta con el centro especial de empleo (CEE) La Paz, que es una lavandería industrial en la que trabajan 50 personas con discapacidad. A través este recurso de empleo inclusivo, se lleva a cabo la limpieza y desinfección de la lencería de los hospitales de San Juan de Dios en Andalucía, llegando a sacar mensualmente 144.000 kilos de ropa hospitalaria. Del medio centenar de trabajadores, el 10% son la fuente principal de ingresos en sus hogares.

Cualquier persona puede necesitar apoyos en la vida diaria en algún momento

La última Encuesta de Discapacidad, Autonomía personal y Situaciones de Dependencia del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelaba que 4,38 millones de personas residentes en hogares afirmaron tener discapacidad o limitación en el año 2020. De ellos, la comunidad de Andalucía arroja una cifra de 104,5 personas con discapacidad (mayores de 6 años) por cada 1000 habitantes, situándose entre las diez comunidades autónomas con mayor tasa de población con diversidad funcional.

La discapacidad, según el manifiesto elaborado por los jóvenes usuarios de San Juan de Dios, no califica a la persona, sino que se trata de una circunstancia que puede afectar a cualquiera, “porque en cualquier momento de nuestra vida, cada uno de nosotros y nosotras podemos presentar limitaciones o necesitar de apoyos para desenvolvernos en nuestra vida diaria”, afirman.

Según datos del INE, un total de 1,58 millones de personas con discapacidad estaban en el año 2020 en edad de trabajar y casi una de cada cuatro indicó tener un empleo. En el ámbito escolar, cuatro de cada 10 niños con discapacidad entre seis y 15 años afirmaron haberse sentido discriminados. El 24,6% alguna vez, el 9,8% muchas veces y el 4,5% constantemente. Y entre los mayores de 16 años con discapacidad que realizaron algún tipo de estudio, la percepción de discriminación afectó a dos de cada 10.

Por ello, desde la Orden Hospitalaria han subrayado que “continuaremos trabajando para lograr una sociedad más justa, solidaria, cohesionada e inclusiva, siendo parte activa de las entidades que trabajan por la eliminación de barreras físicas, sociales, visibles e invisibles, así como aquellos obstáculos que dificultan la autonomía de las personas con diversidad funcional”.

 Diversidad de centros y proyectos al servicio de las personas con discapacidad en España

La atención a las personas con discapacidad es uno de los ámbitos originarios de la Orden Hospitalaria desde que se fundara en Granada, hace casi 500 años, durante los que ha dado respuesta en cada momento a las diferentes necesidades.

La actividad en discapacidad en San Juan de Dios se realiza a través de una red nacional de 24 centros y dispositivos con más de 4.400 plazas entre residenciales, pisos tutelados por profesionales sanitarios y terapeutas, colegios de educación especial, dispositivos que fomentan el empleo, talleres ocupacionales y centros de día para atender las demandas concretas de las personas con discapacidad y responder a las necesidades que presentan en las diferentes etapas de la vida.

Esta red de recursos se encuentra en Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Madrid y para ello cuenta con más de 2.600 trabajadores especializados en este ámbito de atención.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here