Asociación Corazón Turco Andaluz: “Se necesitan más casas de acogida para seguir rescatando”

Esta Asociación trabaja por toda España rescatando perros de agua y cruces, principalmente, que han sido abandonados.

En la imagen, a la derecha, Miriam Troyano, junto a alguna de sus compañeras de la Asociación.
En la imagen, a la derecha, Miriam Troyano, junto a alguna de sus compañeras de la Asociación.

M. M.Se necesitan más casas de acogida para seguir rescatando perros abandonados porque hay muy pocas en comparación a todos los casos que entran, tanto en Sevilla, como en el resto de Andalucía”, nos explica Miriam Troyano, de la Asociación Corazón Turco Andaluz, una protectora de animales que trabaja desde Sevilla y otras ciudades salvando perros de esta raza y cruces.

Perro turco andaluz es la denominación que reciben en Andalucía los perros de agua, tierra de la que son tradicionalmente originarios, dedicándose a labores de perro pastor, cazador o ayudante de pescadores; pero que en la actualidad está consolidado ya como animal de compañía en muchos países europeos. Por su inteligencia, obediencia y agilidad, son empleados también de forma recurrente en equipos de salvamento, o unidades de bomberos, entre otras funciones; mientras que sus rizos, su estética, han puesto de moda en los últimos años a estos perros, que no siempre acaban teniendo un final feliz con sus familias humanas.

En la imagen, Selene, una perra rescatada en muy mal estado.
En la imagen, Selene, una perra rescatada en muy mal estado.

De aquí viene el nombre de esta Asociación que trabaja desde marzo de 2018 rescatando perros de agua, y desde entonces hasta ahora, han conseguido que se adopten más de 150. Y es que, a pesar de que “el abandono de un animal es un acto cruel y degradante”, así lo recoge en su artículo 6b de la Declaración Universal de los Derechos de los Animales de 1977, aprobada posteriormente por la UNESCO y por la ONU; en 2017 más de 138.000 animales domésticos fueron abandonados en España, y de ellos, un total de 104.834 han sido perros, según el Estudio Fundación Affinity Él nunca lo haría 2017.




En la imagen, Selene, la perra en la actualidad, totalmente recuperada.
En la imagen, Selene, la perra en la actualidad, totalmente recuperada.

Desde la Asociación Corazón Turco Andaluz nos cuentan que sólo en Sevilla pueden llegarles “unos dos avisos cada semana” de perros de esta raza abandonados, y puntualiza “aparte hay otras protectoras que reciben más, por lo que los números se multiplican”. Esta Asociación la componen diez mujeres, repartidas por toda España, con experiencia previa colaborando con protectoras de animales. De forma voluntaria, dedican su tiempo libre, con entrega y esfuerzo a un trabajo que no tiene horarios fijos, pero sí mucha recompensa. Tiene su sede en Huelva, donde reside su directora; y también operan desde en Madrid, Asturias, Córdoba, Benidorm, en Zaragoza, y Sevilla. No cuentan con un refugio físico, “trabajamos con casas de acogida y con una red de colaboradores que se conectan a través de las redes sociales, gracias a nuestra página de Facebook conseguimos llegar a mucha gente”, nos cuenta Miriam Troyano, representante en Sevilla de la protectora, quien nos atiende para concienciar sobre todo lo que rodea al abandono y cómo se puede colaborar para minimizar su impacto.

– ¿Por qué Corazón de turco andaluz?
– Muchas de las compañeras de la Asociación llegamos hasta aquí a raíz de adoptar a un perro de esta raza, fue entonces cuando nos enteramos de su problemática y decidimos actuar, y con el tiempo, nos hemos unidos fundando nuestra propia protectora.

Hay casos muy extremos, que viendo las fotos del antes y el después llegan realmente al corazón. Pero no somos las únicas, hay más protectoras de perros de aguas en España, igual que las hay de yorkshires, de galgos, de weimaraner… De esta forma, es más fácil llegar al tipo de público que está interesado cada tipo de raza. Te conocen más y si quieren adoptar un perro de este tipo, van a encontrarte antes.

– ¿Sólo trabajáis con perros de agua?
– Cuando nos dan un aviso, si por ejemplo se trata un perro de agua y un podenco, nosotras rescatamos a los dos, y ya hacemos las gestiones necesarias para poder ayudar a ambos, colaborando con otras asociaciones y protectoras de animales. Nunca nos vamos a llevar a uno sí a otro no. Además, cada una de nosotras colaboramos activamente con otras asociaciones, por lo que no nos centramos exclusivamente en ayudar a perros de esta raza, aunque sí de forma principal.

Es cierto que a nosotras nos conocen porque ayudamos a perros de agua y cruces de perros de agua, entonces nos llegan directamente más avisos de esta raza. Aunque desde la Asociación siempre comentamos que la pureza no la sabemos cuando recogemos un perro de la calle, es en todo caso el veterinario es el que escribe en su cartilla una cosa u otra.

– ¿Se abandonan más perros de agua que otras razas?
– Abandonos hay de todas las razas, y de mestizos aún más, pero con los perros de aguas como ha habido un boom muy grande recientemente, ahora hay muchos abandonos.

– Esta moda de los perros de agua, ¿lo convierte en un objeto del que es fácil desprenderse?
– Ha existido una moda que sigue existiendo, esto no ha terminado aquí. Pero en los perros siempre va por modas: dio por el perro de aguas, igual que dio por el yorkshire en su momento. Lo que ocurre es que un yorkshire es un perro de cinco kilos que es muy diferente a un perro de aguas. Éste necesita mucha actividad, y cuando alcanza los ocho o nueve meses es cuando más actividad necesitan, es una raza muy inteligente, que exige un desgaste físico y mental del dueño que provoca muchos abandonos. Y es precisamente en este momento cuando se producen más abandonos.

– ¿Cuántos perros se recogen de media en una semana?
– De media, en una semana podemos recoger entre uno y dos perros. La semana pasada sin ir más lejos, en tres días pudimos recibir cinco avisos de perros. Los fines de semana, y los sábados particularmente, es el día cuando nos llegan más avisos.

Últimamente la mayoría de perros que nos llegan traen muchas enfermedades, y necesitan de tratamientos que hay que costear. Ahora mismo tenemos unos con leishmania, otros con filaria, otros seropositivo… 

Tizón, un perro de aguas que fue un regalo de Navidad y en apenas unos meses ya había llegado a la Asociación.
Tizón, un perro de aguas que fue un regalo de Navidad y en apenas unos meses ya había llegado a la Asociación.

– ¿Estos perros que os llegan por avisos, de dónde vienen?
– Algunos se los encuentran abandonados en la calle o en el campo, en otros casos son avisos de perreras que los laceros los han encontrado, o también a veces son familias que no pueden hacerse cargo y nos llaman directamente. También tenemos muchos animales recogidos de cabreros, o a veces nos envían a las crías, o nos hacen llegar el macho y se quedan con la hembra porque la siguen utilizando para criar… De Andalucía es desde donde nos llegan más avisos, y concretamente desde Sevilla. Trabajamos localmente y también hacemos envíos a otras ciudades cuando encontramos adopciones o acogidas fuera.

– ¿Sacáis a los perros de la calle con la gran ayuda de las casas de acogida?
– Efectivamente, es fundamental para nosotras contar con casas de acogida, nos hacen falta muchas más de las que tenemos en la actualidad. De hecho, en Andalucía es donde más casas necesitamos y donde menos tenemos. En Madrid, en Alicante y en Barcelona tenemos muchas más.

– ¿Cómo animaríais a ser casa de acogida?
– La satisfacción que recibes cuando ves que el animal ha sido rescatado y ha encontrado una familia de adopción es una experiencia muy satistactoria. También, cuando llega un perro recogido de la calle con muchísimo miedo, que pueden tardar hasta tres días en comer… y, de repente, ves que recupera la confianza, es una experiencia muy emocionante.

El bien que se hace por los animales es increíble. Nosotras trabajamos mucho gracias a la labor de las casas de acogida, sin ellas, toda la labor mía y de nuestras compañeras no podría salir adelante. También es fundamental la ayuda que recibimos de nuestros veterinarios asociados, que nos prestan sus servicios, ya que con cada adopción se hace un donativo a la protectora, pero con eso no se cubren los gastos que conlleva cada animal.

Para ser casa de acogida lo único que hay que hacer es alimentar al animal. Los demás gastos van a cargo nuestra. Lo único que se pide es que alimente, eduque y saque a pasear.

Una quedada de la Asociación con algunas de sus casas de acogida.
Una quedada de la Asociación con algunas de sus casas de acogida.

– ¿La acogida es un proceso temporal hasta encontrar una adopción?
– Así es. No queremos que un animal se vaya con una familia hasta que no estemos seguras de que van a estar bien, para evitar problemas o que se devuelva al animal. Cuando los entregamos en adopción es porque sabemos que está todo bien. Y los entregamos con sus analíticas hechas, su revisión del veterinario que nos sella el pasaporte… Con la tranquilidad de que el adoptante esté contento y de que le llegue un animal sano.

– Quien no pueda ser casa de acogida ni adoptar pero quiera colaborar de otra forma, ¿cómo podría hacerlo?
– Se puede colaborar a través de Teaming desde tan solo un euro al mes. Teaming es una herramienta online para recaudar fondos para causas sociales a través de micro donaciones de 1€ al mes (respondiendo a la filosofía de que con 1€ solos no podemos hacer mucho pero si nos unimos, podemos conseguir grandes cosas).

– ¿Hace falta concienciación sobre la labor de la protectoras?
– Una protectora de animales está formada por gente voluntaria que dedica su tiempo a rescatarlos, a curarlos, a educarlos y, a ser posible, a encontrarles la mejor familia.

En una protectora siempre queremos lo mejor para los animales, pero no siempre podemos llegar a todo. No siempre cuando nos llaman con un aviso tenemos hueco, nuestros recursos son limitados. No tenemos un refugio, ni un espacio físico, trabajamos gracias a la colaboración de casas de acogidas, somos todos voluntarios, que ponemos lo mejor de nosotros mismos hasta la extenuación en muchas ocasiones.

– ¿Un consejo antes de incorporar a un perro a la familia?
– Antes de incorporar un perro a nuestra vida, hay que buscar información o pedir asesoramiento, para saber qué necesita cada raza. Tiene muchas ventajas dejarse aconsejar, porque por ejemplo en las protectoras ya llevamos una trayectoria, y en ocasiones sabemos qué perro le va mejor a cada persona o a cada familia, por sus condiciones o estilo de vida. Y el consejo más importante: que adopten, que hay muchísimos casos de abandono.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.